EN FOCO
01/12/2020
Mientras el gobierno avanza con el operativo “Fiestas en paz”, organizaciones sociales evidencian las tensiones
La Comuna realizó una licitación para la compra de canastas navideñas por $40 millones. Los accesos por Ruta 2, la pantalla que adelanta el conflicto.

Las especulaciones sobre cómo se desenvolverá el conflicto social en un nuevo diciembre forman parte del debate político a medida que se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Y en este año, con el impacto económico de las medidas de aislamiento por la pandemia de coronavirus, se alimentan las hipótesis de conflicto.

Previendo ese escenario, desde el gobierno de Guillermo Montenegro se viene avanzando en la compra de diversos recursos que le permitan dar respuesta las demandas de las organizaciones sociales. Y ayer fue una de las fechas claves, con la realización de la principal licitación, mediante la cual se invertirán unos $40 millones para la adquisición de víveres secos y productos navideños con destino en la Secretaría de Desarrollo Social.

La apertura de sobres de la Licitación Pública 19/20 de ayer al mediodía arrojó la presentación de cuatro empresas, ninguna de las cuales cumplió con la totalidad de los tres pedidos de cotización. Ahora, al Ejecutivo le espera el armado de un rompecabezas para hacerse de la mayor cantidad posible de insumos, donde se incluyen 48.600 unidades de pan dulces, budines y garrapiñadsa, y viveros destinados a comedores populares, como arvejas, choclo, fideos, arroz, harina, aceite, entre otros.

Esta iniciativa se suma a otra licitación realizada días atrás, donde se invertirán otros $26 millones para la compra de pollos congelados para componer el bolsón navideño.

¿Alcanzará para dar respuesta a las demandas? Esa es la gran pregunta que ronda por estas horas en el Palacio Municipal y la sede de Teodoro Bronzini donde opera Desarrollo Social. Una de las posibles respuestas se comenzó a ensayar en las últimas horas en los accesos a la ciudad por Ruta 2, en la previa de la apertura turística.

Allí el conjunto de organizaciones autodenominado “Frente de Lucha Piquetero” llevó adelante una movilización y vigilia con un pliego de reivindicaciones que apunta tanto a la ciudad, como a Provincia y Nación, con un bono de $15 mil para trabajadores y jubilados como aspecto central.

En el gobierno municipal distinguen en este agrupamiento uno de los principales focos de conflicto, encabezado con organizaciones de izquierda como el MTR Votamos Luchas y el Polo Obrero. En tanto, y pese al endurecimiento de las posiciones del kirchnerismo marplatense respecto al gobierno de Montenegro, confían en tener poder de fuego para responder a la demanda del conjunto de agrupaciones alineadas a Nación, con la CTEP a la cabeza.