IN FRAGANTI
30/07
Echan a empleado del Emvial por desviar hormigón a la casa de su hermano
Se ordenaba la carga de más materiales de los requeridos para hacer bacheo y las sobras eran enviadas a un domicilio en El Gaucho. Dos chóferes recibieron suspensiones leves.

Un capataz jubilado del Emvial fue despedido con retroactividad por el gobierno municipal al comprobarse una maniobra de desvío de hormigón destinado a bacheo al domicilio de su hermano, en el marco de una investigación de dos años donde también recibieron suspensiones dos chóferes involucrados.

La novedad se conoció a través del Decreto 1190/21 firmado por el intendente Guillermo Montenegro, donde se resolvió convertir en cesantía la baja por jubilación de un capataz del Emvial al que se responsabilizó por los hechos.

Todo comenzó el 26 de julio de 2019 cuando un jerárquico del Emvial recibió una denuncia vecinal sobre camiones del Ente que dejaban hormigón en la calle frente a una vivienda de Irala y Vignolo, en El Gaucho. Allí se adjuntaron vídeos y fotos con el accionar de dos unidades donde se observaba al propietario del inmueble ingresar el material en carretilla.

Con el avance del sumario se supo que el domicilio pertenece al hermano de un capataz general del Emvial, el cual había ordenado verbalmente a dos chóferes el dejar los sobrantes de las obras de bacheo en dicho domicilio. En sus declaraciones, ambos conductores reconocieron que recibieron “una orden del capataz de descargar ´sobrante de hormigón´ en el inmueble propiedad de su hermano”, pero aseguran que no ocurrió en las fechas (22 y 25 de julio de 2019) que se señalan en la investigación. Además, justificaron que la acción no significó un perjuicio económico para la Comuna, dado que los desechos son dispuestos en la cava, ya que una vez solidificados no sirven. Los mismos argumentos utilizó el capataz implicado.

Del análisis del GPS se constató que dos camiones estuvieron en el lugar en las fechas señaladas y, además, el Departamento Laboratorio certificó que “existen diferencias entre el volumen requerido por diseño y el volumen de hormigón que pasó por la balanza” entre el 19 y 29 de julio. O sea, sacaban del depósito más hormigón del necesario para que haya un sobrante.

Cerrada la investigación sumaria, la Dirección Sumarios aconsejó la cesantía del capataz, que se jubiló en 2020, y una suspensión de 30 días para los chóferes,  pero la Junta de Disciplina morigeró esta última y redujo a 10 días haciendo hincapié en la falta de antecedentes y el buen concepto que tenían hasta ese entonces los trabajadores.