ECONOMIA
13/10
CABA dio el primer paso, acortará las vacaciones y ya hay preocupación en el sector turístico por el efecto contagio
La ampliación del ciclo lectivo 2022 reducirá los días de las dos próximas temporadas. El ministro Perczyk no cerró la posibilidad de impulsar una medida similar desde Nación, aunque se buscarán alternativas.

El fin de semana por el Día de la Diversidad Cultural dio una pauta de las altas expectativas que se tienen para la próxima temporada de verano, siempre y cuando la pandemia de Covid-19 siga controlada. Sin embargo, horas después de concluido el fin de semana largo comenzaron las primeras confirmaciones de medidas gubernamentales que podrían afectar el desarrollo de las vacaciones: la Ciudad Autónoma de Buenos Aires extendió en 12 días la duración del calendario escolar de 2022, acortando de esta manera los días de las dos siguientes vacaciones.

Por la centralidad de CABA, la preocupación de los operadores turísticos reside en el efecto contagio que la medida podría tener en las administraciones provinciales, como así también en la línea que se pueda bajar desde Nación. El propio ministro de Educación Jaime Perczyk aseguró que en la próxima reunión del Consejo Federal de Educación la situación será uno de los ejes principales de debate.

"Es casi una obsesión lo que tenemos que asumir, de recuperar lo perdido, las clases, a las chicas y chicos que se nos fueron, recuperar temas contenidos y aprendizajes, porque no nos podemos permitir que los chicos se vayan de la escuela", dijo el flamante ministro a poco de asumir, abriendo la puerta, aunque admitió que se buscarán alternativas.

La medida de CABA se sentirá en Mar del Plata


Ayer el gobierno porteño adelantó y esta mañana el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta detalló el ciclo lectivo 2022 que se implementará, con un comienzo de las clases fijado para el 21 de febrero y una culminación para el 22 de diciembre, logrando un total de 192 días de clases, 12 más de los fijados por ley. “La ciudad va a empezar las clases antes que el calendario nacional, permite fortalecer aprendizajes luego del daño que nos hizo la pandemia” celebró el mandatario.

De esa manera, las vacaciones 2021/22 culminarán antes de lo previsto, mientras que la correspondientes a 2022/2023 comenzarán más tarde, afectando colateralmente a la actividad turística. Al momento, la limitación a la esfera porteña ya causaría un impacto a nivel local: según datos del Emtur, en la última temporada prepandémica, la de 2019, el 69% de los visitantes era oriundo del AMBA.