PROVINCIA
25/11
Gabinete bajo la lupa: ¿más cambios?
La disputa por ganar terreno en el equipo de gestión del Gobierno bonaerense continúa. Tras la derrota electoral del Frente de Todos, el gobernador Axel Kicillof evaluará a sus ministros
Mientras desde el Frente de Todos (FdT) se esmeran por maquillar un nuevo resultado adverso en las urnas, la puja por los cambios en el gabinete del gobernador Axel Kicillof sigue viva. Con menor intensidad de la que se dio en medio de la crisis política desatada tras las PASO, los distintos sectores de la coalición oficialista juegan en la guerra fría interna.

Por eso, hasta el momento, no brindan certezas sobre lo que deparará el futuro. Por lo pronto, según La Tecla pudo saber, en la reunión de ministros llevada a cabo el lunes 15 en calle 6, el mandatario provincial les pidió a los titulares de las carteras que a la brevedad le presenten una carpeta con el plan de acción de cada área hasta 2023. El plantel deberá trabajar con minuciosidad para después acercarle una propuesta al respecto.

Desde el entorno del Gobernador dieron a conocer que “el objetivo es evaluar las iniciativas” para luego brindar una devolución. En ese entonces, el propio Kicillof “analizará la posibilidad de ampliar, reducir o darle continuidad” al equipo de funcionarios de primera línea.

En cuanto a los plazos dispuestos para la tarea encomendada y sus posteriores consecuencias, no se precisó una fecha concreta. De todos modos, desde el círculo íntimo de Kicillof advirtieron que, en caso de modificación en la estructura administrativa, deberán existir cambios en la Ley de Ministerios. Así estiman que si se implementa cualquier innovación sería posterior al 10 de diciembre, cuando cambie la composición de la Legislatura bonaerense.

Hasta aquí, nada fuera de lo habitual, sin embargo hay otros sectores del FdT que siguen con la intención de ganar terreno en la administración provincial. Por eso se configura un escenario no desprovisto de chispazos para lo que resta del mandato. Las especulaciones no cesan y cada cual intenta llevar agua para su molino.

En este caso, en principio, los intendentes comenzaron a cesar el fuego con munición gruesa contra Kicillof y su atención pasa ahora por otro lado: la posibilidad cada vez más concreta de conseguir la habilitación para la re-reelección. “Está todo más calmado”, comentaron desde el entorno de un peso pesado de los alcaldes.

En este tramo el massismo se anotó y comenzó a agitar sus banderas para cobrar lo que considera que no percibió hasta el momento. Sin pedir ningún ministerio en particular y con ganas de ocupar alguno hicieron saber que primero desean conocer quiénes se quedan y aquellos que se irían. Desde otro costado, también meten presión. Este medio pudo constatar que se volverá a la carga para que Florencia Saintout (actual diputada bonaerense que no renueva su banca, la cual vence este diciembre), finalmente, sea consagrada como ministra de Cultura. Para que se concrete, en base a los trascendidos, deberá ser “de la mano de Axel y Máximo”. La legisladora también sonaba como una de las supuestas reemplazantes de la cuestionada Agustina Vila en la DGCyE. No obstante, Educación sería una cartera poco seductora para la némesis de Victoria Tolosa Paz.

A esto también se suman las versiones que hablan de una fusión de Seguridad y Justicia, además de la creación de Ambiente. Todo parece indicar que será cuestión de tiempo la concreción de cambios en el gabinete del Gobierno bonaerense.

Por lo pronto, en medio de pedidos y presiones de varios sectores del oficialismo, Kicillof encomendó una tarea central a sus ministros para que presenten carpetas de gestión para después examinar y decidir sobre el futuro. 

MANEJA LOS TIEMPOS
Seguridad y Justicia, carteras claves con Berni en el centro


El ministro de Seguridad, Sergio Berni, se mantiene en el centro de la escena desde el momento en que asumió. Con un perfil alto, tanto por el área sensible que conduce como por su forma de vincularse mediáticamente, su continuidad en el cargo es puesta en duda por las propias declaraciones que realiza. Ante estas idas y vueltas, desde la gobernación bonaerense reiteraron que “Axel quiere que se quede con nosotros, pero depende de él”.

De hecho aseveraron a La Tecla que el funcionario ya tiene planificado el 2022 en materia presupuestaria. Este punto comienza a dejar atrás la posibilidad de unificar las carteras de Seguridad y de Justicia, esta última al mando de Julio Alak. Es que tal posibilidad se podría concretar en caso de que Berni diera un paso al costado. Así, el exintendente de La Plata sería el principal elegido para ocupar tal lugar.

En algún momento sonaron intendentes como posibles reemplazantes de Berni, pero las versiones luego fueron desmentidas. Al mismo tiempo el massismo siempre aparece como otra opción al respecto. En este contexto la pelota la maneja el médico del ejército, mientras tiene el objetivo de reducir los niveles de inseguridad, no sin lanzar críticas hacia el accionar de la Justicia.

Las internas del FdT y el objetivo 2023

La chance cada vez más concreta para que los intendentes puedan lograr cambiar la ley que impide las reelecciones indefinidas implica una bocanada de oxígeno hacia el interior del Frente de Todos. “Es lo único que les importa”, confiaron fuentes a La Tecla. Así se cree que mermarán algunos pedidos para tener mayor peso en el gabinete provincial que conduce Axel Kicillof


EN LA MIRA 
Educación y Trabajo aparecen también en la lista de recambio




No es ninguna novedad que la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, es mirada con recelo tanto desde varias esquinas de la coalición de gobierno como desde los gremios docentes opositores a la conducción de Roberto Baradel en Suteba. Desde hace tiempo la funcionaria -de las más cercanas al gobernador Axel Kicillof- no deja de cosechar pedidos de alejamiento.

El no pago de salarios a miles de docentes a pocos días de las elecciones generales del domingo 14 de noviembre hizo estallar de bronca a un sinnúmero de actores políticos. Incluso ya es un secreto a voces que desde el interior de su cartera acumula cada vez más descontento. Por ahora es sostenida por el Gobernador, pero su futuro es incierto. En las últimas semanas, también varias versiones comenzaron a anotar en la lista de “prescindibles” a la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec. En tanto, según pudo conocer La Tecla, al menos por el momento, quienes conducen el ministerio prefieren centrarse en las tareas de gestión y mantenerse al margen de los trascendidos.

Otras voces del oficialismo detallaron a este medio que quien quiera ir por ese lugar “tendrá que peleárselo a La Cámpora”. Si bien Ruiz Malec llegó de la mano de Kicillof y posee vinculación con ATE Capital, conducida por Daniel “Tano” Catalano, el mayor despliegue territorial a través de las delegaciones regionales lo posee la organización comandada por Andrés “Cuervo” Larroque (con excepciones de algunos municipios que están comandados por intendentes de peso).


LEGISLATURA
Otros movimientos en el tablero que buscan resguardo




La puja por ganar terreno en el gabinete del Gobierno de la provincia de Buenos Aires también tiene un frente abierto de disputa en la Legislatura. Desde allí, cada sector realiza sus jugadas con el objetivo de preparar un escenario favorable según las aspiraciones que poseen. Por eso, cada reducto de poder es clave de cara a lo que resta de la gestión con vistas al 2023.

En la semana que pasó, la movida que sobresalió fue la realizada por el presidente del bloque de diputados del FdT, Facundo Tignanelli. En el medio del festival de designaciones de funcionarios de segunda y tercera línea presentó un proyecto de ley que modifica artículos de la Ley 10.430 para que quienes ocupen los cargos de directores y secretario general de la Gobernación deban acreditar dos años de residencia inmediata en la Provincia si no son bonaerenses, y que deban sostener su domicilio allí mientras permanezcan en el puesto. No obstante, desde el entorno del camporista negaron que se trate de un tiro por elevación para alguien en particular.

La situación de Pablo De Jesús también es llamativa. El diputado bonaerense y exintendente del partido de La Costa fue designado vicejefe de Gabinete tras el desembarco de los alcaldes pos-PASO. Hasta ahora no pidió la licencia, y tampoco fue nombrado oficialmente. Se estima que continuará en la misma situación hasta la aprobación del Presupuesto 2022, debido a que ocupa un lugar clave en los acuerdos tejidos con la oposición.