Argentina
Miércoles, 25 mayo 2022
NOTA DE GRAFICA
12 de mayo de 2022

La Boleta Única y el eterno retorno

La oposición de la provincia de Buenos Aires busca aprovechar el impacto nacional del proyecto que se tratará en comisión. Posturas diversas y las chances de que sea ley

Boleta oculta. Así se refirió la vicepresidenta, Cristina Kirchner, a la Boleta Única de Papel (BUP), un sistema electoral que la oposición pretende implementar en las próximas elecciones, de 2023. Con 132 votos afirmativos, Juntos por el Cambio logró ordenar el tratamiento de la ley para que sea debatida en comisión y llegue al recinto de la Cámara de Diputados de la Nación antes de que finalice el mes. Para la coalición, la BUP transparenta la elección de candidatos, elimina algunas trampas (como el tradicional robo de boletas) y permite ahorrar a las arcas del Estado miles de millones de pesos.

El Frente de Todos, que votó en contra de la moción, aduce que -por el contrario- el sistema esconde a la mayoría de los candidatos porque, en el caso de las categorías legislativas, sólo quedará visible quien encabece la nómina. 

Sea como fuere, el tema volvió a instalarse en la agenda política y la Provincia, por supuesto, no se quedó afuera. En la Legislatura provincial, por caso, son dos los proyectos que buscan implementar la BUP en terreno bonaerense y que tienen estado parlamentario. Uno fue presentado por la diputada radical Alejandra Lordén y otro por el senador monzoísta Marcelo Daletto; ambos alineados en las filas de Juntos por el Cambio. 

De acuerdo a las iniciativas se establece que se debe confeccionar una planilla unificada para cada categoría de cargo electivo, “para la elección de gobernador, vicegobernador, intendentes municipales y senadores provinciales, la Boleta Unica debe contener los nombres de los candidatos titulares, sus respectivas fotos y, en su caso, del suplente”, mientras que “para la elección de diputados provinciales y de concejales y miembros titulares y suplentes del Consejo Escolar, la Autoridad Electoral debe establecer, con cada elección, qué número de candidatos titulares y suplentes deben figurar en la Boleta Unica; en todos los casos, las listas completas de candidatos con sus respectivos suplentes deben ser publicadas en afiches o carteles de exhibición obligatoria que deben contener de manera visible y clara las listas de candidatos propuestos por los partidos políticos, agrupaciones municipales, federaciones y alianzas que integran cada Boleta Unica, los cuales deben estar oficializados, rubricados y sellados por la Junta Electoral”. 

La necesidad de implementar la BUP no sólo alcanza a radicales y filo peronistas, sino que también se sumaron los socios amarillos. Es más, quien solicitó la moción para que la ley sea tratada en comisión en el Congreso nacional fue Silvia Lospennato. Pero fue en el último Foro de Intendentes PRO, que se hizo en La Plata, donde se dejó asentada la postura del partido a nivel provincial. “La Boleta Unica no sólo transparenta el voto, sino que genera un ahorro en las arcas del Estado que hoy podría volcarse a atender las demandas de los vecinos”, expusieron en el comunicado final. 

Las diferencias hoy parecen estar dentro de la alianza oficialista que, más allá de que haya manifestado su rechazo, tiene en sus filas a defensores de esta herramienta. La diputada Fernanda Bevilaqcua, del Frente Renovador, presentó en 2019 un proyecto para llevar la BUP al plano provincial, pero perdió estado parlamentario al quedar dormido en comisión. Pero en el massismo no todos coinciden en que sea una buena idea, y menos para tratarla en este momento político, donde el Frente de Todos es un hervidero a raíz de las tensiones que despertó el acuerdo con el FMI y la falta de soluciones en la política económica llevada adelante por el albertismo.

ALEJANDRA LORDEN

“Es un momento de coyuntura ideal para tratar la Boleta Unica”

Para la diputada radical Alejandra Lordén, este es “un momento de coyuntura ideal para tratar” la Boleta Unica de Papel, “teniendo en cuenta que tenemos elecciones en 2023 y estamos a tiempo para sancionar esta ley y reglamentarla para los próximos comicios”. En diálogo con La Tecla, la legisladora aseguró que la BUP es mucho más “económica, porque se estarían imprimiendo muchas menos boletas, con un solo padrón; y evitamos el robo de boletas, el voto en cadena. 

Para el año pasado se decía que ahorraríamos más de 3.000 millones de pesos, así que hoy serían muchos más; mejoraría el medio ambiente, porque no necesitaríamos tanta tala de árboles para la impresión de tantas boletas, y además es un método de transparencia institucional”. En cuanto a las críticas que recibe este sistema, Lordén expresó: “Subestiman a la población diciendo que no es momento, que la gente se va a confundir. La sociedad aprendió a comunicarse por Zoom y otros métodos tecnológicos con la pandemia; gente de cualquier edad tiene Cuenta DNI y puede usar el celular. Esto es algo muy simple. 

Otra crítica que se le hace es que se genera una institución democrática ingobernable porque se votarían candidatos de distintas facciones políticas. Esto también es subestimar al votante, porque el votante corta la boleta y cuando tiene que decidir no votar al mismo espacio político, lo hace”. Para finalizar expresó: “El proyecto está para conversar, consensuar y para hacerlo posible para que en la Provincia se termine con la extorsión, con el robo de boletas y haya equidad para todos”.

Qué chances tiene de convertirse en ley

Teniendo en cuenta el reparto actual de bancas en la Legislatura, pocas posibilidades hay de que la Boleta Unica de Papel se convierta en ley y se implemente en las elecciones de 2023, al menos para las categorías provinciales, siempre y cuando se mantenga el rechazo en el Frente de Todos. Es que según establece la Constitución provincial, la normativa necesitará para su aprobación el voto de los dos tercios de los miembros presentes de cada cámara.

CONTRAPUNTOS

En el oficialismo prevalece el rechazo, aunque hay otras posturas

La discusión por la posible implementación de la Boleta Única de Papel no le escapa a la interna que atraviesa al Frente de Todos desde que se anunció el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Según pudo saber La Tecla, no hay una bajada de línea al respecto y conviven distintas visiones personales. 

En este sentido, si bien la propia Cristina Kirchner cuestionó el método, un senador afín celebró la idea de fortalecer el sistema de boleta para las elecciones que sea más confiable y eficaz que los sistemas electrónicos. “Hay que sopesar la simplificación y abaratamiento del sistema electoral que propone la boleta única con la necesidad de una buena identificación e individualización de cada fuerza política y sus candidatos, algo que la boleta única no garantiza y el sistema actual sí”, aclaró. En esta misma línea, José Luis Pallares, senador del Frente Renovador y vicepresidente de la Comisión de Reforma Electoral, consideró que “no estamos en momentos de focalizar hacia ese lugar cuando la sociedad en su conjunto está esperando otro tipo de soluciones y aportes tanto desde el oficialismo como de la oposición. 

El personalizar las candidaturas implica mayor gasto, mayor cantidad de candidatos en la calle, mayor gasto electoral. Es al revés de lo que plantea la oposición en este sentido”. Y agregó: “Están abriendo prejuicios cuando cada uno en realidad trabaja y vota por quien cree. No estamos en momento de discutir el cambio de sistema electoral, sino de metodologías de gestión, y sobre todo en términos de oposición para dejar de lado la grieta y ponernos a trabajar todos juntos a ver si ponemos al país de pie”.


TERESA GARCIA

"Un cambio a las apuradas puede producir efectos no deseados y nocivos"

La senadora bonaerense del FdT, Teresa García, habló al respecto y dio a conocer una nota de opinión titulada "Boleta única o boleta oculta: el arte de discutir sin diagnóstico ni solución".

En la misma, entre otros aspectos, plantea que "sectores de la oposición propugnan este cambio bajo el argumento de la transparencia, tiñendo de dudas un sistema electoral que, aunque perfectible, garantiza desde hace años elecciones limpias. Se pasean por los canales de televisión criticando el sistema electoral argentino, en especial la mal denominada 'lista sábana', argumentando que el electorado sólo conoce al primer candidato o candidata del espacio político y que luego en los restantes lugares se ponen personas desconocidas. Pero pocos advierten que con la boleta única la 'sábana' se hace capa y es posible que los pregoneros de la transparencia la usen para hacer magia".

"Un cambio a las apuradas conlleva el riesgo de no resolver los problemas que se aduce tiene el sistema actual y, peor aún, puede producir efectos no deseados y nocivos, tanto para el sistema político como para los partidos en su conjunto", añadió.

A su vez, enumeró una serie de puntos en los que cuestiona a la Boleta Única: "Ningún sistema de emisión del sufragio es perfecto; En Argentina no hay problemas de fraude electoral; No es cierto que con la boleta única el elector disponga de más información para votar, todo lo contrario; En distritos populosos (como la PBA) la conjunción de boleta única y elecciones primarias puede ser extremadamente problemática en términos operativos
Cambiar el sistema de emisión del voto tiene efectos sobre la gobernabilidad y el sistema de partidos; Al igual que con otros sistemas, con boleta única los fiscales son imprescindibles".

Más adelante, sostuvo que "hay problemas tanto o más urgentes que el cambio de la boleta de sufragio. Por ejemplo, en el orden provincial, la desproporcionalidad en la representación afecta seriamente a la PBA. Sin embargo, estos problemas no gozan del mismo atractivo mediático ni son bandera del republicanismo de taquilla. Si nuestro espacio político promoviera esta discusión nos estarían acusando de querer inclinar la cancha, pese a que la Constitución Provincial establece mecanismos para su actualización".

Finalmente, expresó que "seamos honestos y responsables con la gente, como dirigencia política que somos, y no reduzcamos esta discusión a opciones maniqueas que poco explican la complejidad del tema. Si vamos a debatir, que sea en serio".