Argentina
Lunes, 26 septiembre 2022
POLÉMICA
12 de agosto de 2022

Tierras cedidas al MTE: documentos que no explican las irregularidades

Durante la Banca 25 dónde expuso un integrante de la organización aseguraron tener avales de entes municipales. Sin embargo se trata de estudios de factibilidad. Continúa el pedido de informes a Nación, Provincia y el Consejo Escolar.

Tierras cedidas al MTE: documentos que no explican las irregularidades - La Tecla Mar del Plata

Las tierras de la polémica tuvieron un nuevo capítulo durante la Sesión Pública Ordinaria. Por primera vez, integrantes del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) se expidieron acerca de los terrenos. Previamente, habían sido la comunidad vecinal y educativa de Fortunato de la Plaza quienes hicieron uso de la banca.

Desde la organización aseguraron no haber "tomado ni un pedacito de tierra" a la vez que entregaron una carpeta a los distintos bloques dónde, según ellos, constan aprobaciones tanto del EMVIAL como de OSSE al proyecto.

La Tecla tuvo oportunidad de acceder a dichos documentos y según pudo reconstruir, lo presentado por el MTE son estudios de prefactibilidad que corresponden a dichos entes descentralizados e indican si existen condiciones para llevar adelante una obra. Sin embargo, estos no implican la aprobación de un proyecto de construcción.

Según pudo recabar este medio, tanto el loteo como las obras deben recibir el visto bueno del Concejo Deliberante y de las distintas secretarías, por lo que los documentos no justifican el avance del proyecto.

Los ejes centrales de la irregularidad

Los dos puntos centrales son el destino original de las tierras y el proceso de cesión. Como informó en repetidas ocasiones La Tecla, los 24.000m2 (que buscan dividir en 64 lotes) pertenecían a la familia Peralta Ramos. Al momento de su donación establecieron el objetivo de los mismos: la construcción de edificios educativos.

En cuanto a la entrega actual de las tierras ésta comenzó en las oficinas de La Plata: la Dirección General de Educación y Cultura (DGEyC) dio el visto bueno a la Secretaría de Integración Socio-Urbana (SISU) debido a que estas "no revestían interés educativo". Sin emabargo, tanto desde el espacio de Juntos en el Consejo Escolar, como la comunidad del barrio, coinciden en la  emergencia tanto edilicia como de cupos en las instituciones aledañas al predio.

En el plano local quién jugó un rol clave fue Natalia Russo, presidenta del Consejo, quién firmó la cesión sin que los expedientes pasen por la sesión ordinaria con todo el cuerpo presente.