Mar del Plata, Bs As.
Lunes, 6 abril 2020
Revista Num. 875
La extensión de la cuarentena por el coronavirus agrava la situación financiera. El parate hace caer fuertemente la recaudación y los municipios deberán ser asistidos para pagar...
Ver Revista
Revista ECONOMIA EL OTRO VIRUS

Revista Num. 875
Ver Revista
COVID-19
La ciudad y el efecto coronavirus
El intendente reorganizó el Comité de Crisis y le dio pleno poder a la Secretaría de Salud. En un mes habrá un hospital modular nuevo, mientras se evalúan alternativas para sumar camas.
La ciudad y el efecto coronavirus

Son días agitados en General Pueyrredón. La propagación del coronavirus y la cuarentena obligatoria llevaron al intendente Guillermo Montenegro y su equipo a un trabajo “24/7”, a través del Comité de Crisis, en un contexto que nadie esperaba hasta hace unas semanas. 

No obstante, a inicios de marzo, la titular de Salud, Viviana Bernabei, sabía que la situación podía ser grave. “Vamos a estar frente a un lío muy grande”, confesó a comienzos de mes, en una reunión de gabinete. La alarma que se instaló en todo el país tiene su particularidad en Mar del Plata, donde el 25,8% de su polación es mayor de 60 años, el sector más expuesto al virus.

 En esa clave se explica por qué la ciudad se adelantó en muchas medidas que luego tomó Nación. “Fuimos el primer municipio en avanzar con la declaración de Emergencia Sanitaria; con la suspensión de clases y el cierre de comercios, incluidos hoteles y balnearios; en medidas orientadas a desalentar la llegada de turistas de cara al fin de semana extralargo”, dijo a La Tecla Mar del Plata Alejandro Rabinovich, el coordinador de gabinete, en referencia a la norma que se sancionó el 12 de marzo. “Acá, la cuarentena comenzó el martes, no el viernes”, aseguran desde el Ejecutivo municipal.

Tras el anuncio de cuarentena total, el intendente reestructuró el Comité de Crisis, que él encabeza, donde, conjuntamente con la Emergencia Sanitaria, se le dio “plenos poderes” a Bernabei. Y desde ese entonces, también empoderó al titular de Seguridad, Darío Oroquieta, como otro de los funcionarios de alto rango encargados de controlar la situación.

 “Estamos ante una crisis, necesitamos tener muy claros los roles; va a haber tareas extraordinarias, que no son las habituales en situación normal: todo lo que sea salud, pasa por la Secretaría de Salud; todo lo que sea emergencias, por Oroquieta”, fue la línea que Montenegro bajó a su equipo, tras el anuncio del Presidente, Alberto Fernández, el jueves pasado. En tanto, el titular de Gobierno, Santiago Bonifatti, tiene bajo su tutela la administración de los “recursos físicos”, el diálogo con sectores y el control de las inspecciones de tránsito y los comercios.
 

Situación “bélica”
 

“Estamos ante una crisis, va a haber tensiones internas, porque vamos a estar muchas horas juntos; pero las órdenes se cumplen, no se discuten. No tenemos tiempo para discutir órdenes”, planteó el jefe comunal a su equipo cuando se confirmó el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

 “La situación que atravesamos es muy similar a lo vivido en una guerra”, replicó el intendente en un reciente video difundido desde sus redes sociales, donde conceptualizó como “soldados” a los trabajadores de la salud, entre otros, que están en la primera línea de combate. Con cuatro casos confirmados (un fallecido) y dos en estudio, lo que más preocupa a Montenegro y a las autoridades sanitarias es la cantidad de camas a disposición ante una disparada de infectados.

A raíz de ello, Mar del Plata contará con un hospital modular, por decisión del presidente de la Nación. Se construirá en el predio del Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), y la idea es que esté operativo en 30 días y aporte unas 36 camas, con posiblidad de ampliarlas a 48. Las reuniones entre funcionarios localesb y de Nación se mantienen desde hace días, con la participación también del titular de Obras y Planeamiento de la Comuna, Jorge Luis González.

En el gobierno entienden que la situación es de gravedad, una de las “más difíciles en la historia de la humanidad”, tal como alertó el alcalde. En este marco, desde el Ejecutivo marplatense prestan atención a las estadísticas, mientras tratan de avanzar con el plan de contención de la pandemia. “Guillermo es un obsesivo, está con la adrenalina al mil por ciento”, aseguró un alto funcionario municipal.

 

Compras de insumos y comida

Además de las consecuencias sanitarias, la preocupación sobre las repercusiones sociales está instalada en los diferentes gobiernos respecto de los efectos de la pandemia que azota al mundo.

En esa línea, en los próximos días, la Secretaría de Desarrollo Social de General Pueyrredón avanzará con la compra de víveres secos por un monto cercano a los $10 millones, más precisamente $9.825.970, para poder asistir a comedores y familias vulnerables de los barrios periféricos.

La apertura de sobres será el jueves 26 de marzo. Los productos solicitados son de primera necesidad: entre otros, arroz, fideos secos y tomates en lata. En este marco se aguarda que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Daniel Arroyo, amplíe en los próximos días la asistencia a la ciudad, donde se aguarda un refuerzo en las partidas alimentarias para comedores y merenderos.

Por su parte, en materia sanitaria, la Comuna avanzó en la adquisición de 2.400 recipientes de alcohol en gel de 250 ml., por un costo total de $230.352.

En tanto, con un presupuesto de $800.000, el viernes 27 se realizará la apertura de la licitación para la compra de 2.000 barbijos. Los mismos, al igual que el alcohol en gel, serán administrados y distribuidos por la Dirección General del CEMA, en busca de equipamiento para combatir la propagación del COVID-19.

De todos modos, la provisión de insumos para el Municipio también se dará por parte de diversas empresas. En los últimos días trascendió que “Gihon Laboratorio Químicos S.R.L.”, una firma del Parque Industrial, proporcionará, en forma gratuita, unos 10 mil litros de alcohol en gel por mes.

 

 

La visión del gobierno sobre la provisión de alimentos

En el Ejecutivo entienden que la entrega de 16.800 tarjetas alimentarias, que culminó la semana pasada por correo, debería ayudar a descomprimir la situación en los sectores más vulnerables, considerando que los fondos se acreditaron el pasado viernes. La violencia y posibles saqueos, confían, estarían “contenidos”.

En efecto, según supo La Tecla Mar del Plata, destacan el diálogo “permanente” entre Montenegro y la ministra de Desarrollo Social bonaerense, Fernanda Raverta.
  

 El impacto económico en la ciudad

En el Ejecutivo aguardan a que pase “lo peor” de la pandemia para luego conversar con Nación y Provincia sobre las consecuencias económicas y las medidas para la economía local. “Medidas aisladas no nos sirven. Hay que ver cómo se va a dar empuje económico a Mar del Plata después de todo esto”, apuntó un funcionario. 


 

 

 

COMENTARIOS
  • Genéricos