Mar del Plata, Bs As.
Martes, 26 mayo 2020
Revista Num. 883
Leonardo Nardini, Néstor Grindetti, Mariano Cascallares y Gustavo Posse cuentan su experiencia personal en la lucha contra el COVID-19. Los cuidados, el contacto con los familia...
Ver Revista
Revista COMO VIVEN LA PANDEMIA

Revista Num. 883
Ver Revista
CRISIS
Registran un incremento de la conflictividad en Mar del Plata
Un informe indica que los efectos económicos del aislamiento propiciaron un aumento en las protestas durante las últimas semanas. Las mismas fueron ocasionadas por la “acumulación de suspensiones, despidos y atrasos salariales en muchas actividades”, según los investigadores.
Registran un incremento de la conflictividad en Mar del Plata

En el marco del primer informe del año del Observatorio de Conflictividad Social de la Universidad Nacional de Mar del Plata, los investigadores destacan una importante baja en los reclamos y protestas; sin embargo, consideran que las medidas de fuerza han ido en aumento en las últimas semanas ante las consecuencias económicas de la cuarentena.

“La necesidad sanitaria del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO) tiene consecuencias materiales y sociales que aún cuestan dimensionar”, indican al inicio del trabajo que fue coordinado por el investigador del CONICET, Agustín Nieto, junto con un equipo de profesionales.

Los profesionales destacan que en Mar del Plata, los guarismos iniciales de la conflictividad "durante las primeras 20 semanas de 2020 indican que la ciudad no es la excepción”. Y, en esa línea, advierten que hubo una “caída abrupta de los índices de conflictividad a partir de las medidas gubernamentales”. 

No obstante, esgrimen que las actuaciones de los trabajadores del comercio, hotelería, educación e indumentaria, entre otros, “muestran el impacto negativo que el ASPO tiene en las condiciones de vida” de los asalariados. “El aislamiento es necesario, pero su aplicación no es acompañada suficiente y eficazmente por medidas que amortigüen las obvias consecuencias que dicha medida acarrea para las clases populares”, explican.

Atendiendo a que en la semana 11 del año se suspenden las clases y en la 12 comienza la cuarentena, “la línea de conflictividad se plancha”. Sin embargo, entre la 17 y la 19, hay “una reactivación producto de la acumulación de suspensiones, despidos y atrasos salariales en muchas actividades”. En efecto, los investigadores aseguran que “luego de su pico en la semana 10, los movimientos huelguísticos desaparecen para reemerger” en la 16, “ya modulados por las consecuencias del ASPO”.

De todos modos, este resurgir continúa “muy por debajo” de los índices previos a la cuarentena. Es decir, los picos principales de cortes de calles y rutas, bloqueos y ocupaciones fueron a fines de enero. Mientras que las huelgas tuvieron su mayor protagonismo a inicios de marzo.

Como corolario de toda esta situación, los investigadores concluyen que el "escenario post-pandemia" se sabe incierto; aunque estará signado "por mayor desigualdad y pobreza".

 

COMENTARIOS
  • Genéricos