INFORME
28/05
Objetivo 2021: PASO sí o no, y nuevas alianzas para el tablero político
La crisis sanitaria y económica que atraviesa el país puso sobre la mesa la posibilidad de adelantarse al año entrante y suprimir las internas electorales de medio término. La explicación del Ministerio del Interior y la jugada de la oposición en tiempos de reordenamiento internos.

A medida que avanza la pandemia del virus de COVID-19 y se definen nuevas etapas del aislamiento, la política -en silencio- comienza a proyectar con vistas al año entrante. Claro, 2021 será año electoral de medio término, lo que se suele marcar como plebiscito para las gestiones que llegan a la primera mitad de su mandato.
 

En ese sentido, un sector del mundillo de la rosca y el debate de ideas comenzó a posicionar la mirada sobre una eventual decisión de eliminar las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Es decir, las PASO. Según pudo saber LaTecla.info, el rumor comenzó a circular con fuerza hace poco menos de diez días, más precisamente el 19 de mayo y en una reunión vía “Zoom” que realizó la Cámara Nacional Electoral.
 

En dicha teleconferencia se habló sobre el escenario y un allegado al gobierno de Alberto Fernández deslizó la posibilidad de suprimir el gasto que representan las PASO en una situación de salida de la crisis sanitaria y económica. Se estima, que las PASO 2021 representarán un gasto superior a los 100 millones de dólares. Vale recordar que, en 2019, el gasto fue de 87 millones de dólares.
 

Sin embargo, desde el entorno de Eduardo “Wado” de Pedro, ministro del Interior, desmintieron a LaTecla.info que se avance en dicho sentido. “Si alguien lo expresó, fue a título personal. Hay otros quilombos de acá a las elecciones, me parece que falta mucho”, sentenciaron sin lugar a suspicacias desde el riñón del funcionario nacional.
 

Lo cierto es que, sí la gestión presidencial quisiera avanzar sobre los comicios internos que creó la actual vicepresidenta Cristina Fernández, no puede realizarlo con un simple plumazo. El mismo Congreso que aprobó su inclusión debe suprimirlas. Así lo establece la Constitución Nacional: “Los proyectos de ley que modifiquen el régimen electoral y de partidos políticos deberán ser aprobados por mayoría absoluta del total de los miembros de las Cámaras”.
 

En ese marco, el escenario no es tan complejo para el Frente de Todos ya que en el Senado cuenta con mayoría especial garantizada (suma 42 senadores y necesita 37). Mientras que en el recinto que preside Sergio Massa cuenta con 119 escaños propios y necesita 129. Para ello, debería dar rienda suelta a las alianzas. 
 

Así, si bien en el núcleo de Wado de Pedro echaron por tierra cualquier posibilidad oficial de avanzar sobre las PASO, la mirada de la oposición recae sobre una figura en particular, Gerónimo Ustarroz. El representante del Poder Ejecutivo en el Congreso de la Magistratura es el apuntado, por el riñón de Juntos por el Cambio, como el mentor de la posible eliminación de las PASO. Incluso, el temor a una jugada nacional sobre los comicios los llevó a avanzar en definiciones políticas.
 

Claro, en el entorno de María Eugenia Vidal sostienen que por el momento “no es viable” políticamente la eliminación de las PASO y que la salida de la pandemia será clave. “Si el Gobierno sale bien de la pandemia, van a buscar mostrar el apoyo en las urnas de las PASO. Si salen mal, van a estar complicados en el plebiscito”, reflexionaron.
 

En ese marco, desde la línea del PRO bonaerense señalaron que una eliminación de las internas sería un grave problema para la reorganización propia. “Nosotros necesitamos las PASO para sumar a López Murphy”, sentenciaron desde la mesa chica del intendente de Vicente López, Jorge Macri. Es que, una de las metas de Juntos por el Cambio es extender la alianza entre el PRO, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica. La línea apuntada es nada más y nada menos que el sector liberal que representa Ricardo López Murphy, ex ministro de Economía de la Nación. En lo llano, el objetivo pasa por incorporar al mentor del espacio liberal y que debajo de su persona lleguen otras figuras con mayor raid mediático y que jugaron a la par del economista José Luis Espert en 2019.
 

De esa manera, la línea amarilla dejó de lado la disputa entre los sectores del “vidalismo” y “los intendentes” para conformar una mesa política. “Eso es cosa del pasado”, resumieron a este medio al graficar la unidad detrás del objetivo López Muprhy. 
 

En definitiva, la nueva mesa política del PRO la conforma la propia María Eugenia Vidal; Jorge Macri en rol del Presidente del PRO bonaerense; Cristian Ritondo por Diputados; Esteban Bullrich por el Senado; Julio Garro por la Octava Sección; Diego Valenzuela por la Primera; Javier Martínez por la Segunda; Néstor Grindetti por la Tercera; Pablo Petrecca por la Cuarta; Guillermo Montenegro por la Quinta; Héctor Gay por la Sexta; y Ezequiel Galli por la Séptima.



En la mesa, que en las últimas semanas ya tuvo varias reuniones a través de teleconferencias, aparece el senador Bullrich, quien acompañó como candidato a vicepresidente a López Murphy en 2007 en representación del espacio RECREAR. Además la oposición cuenta con otro producto de la cantera liberal del ex Ministro y que actualmente juega bajo las órdenes directas de Vidal, el senador bonaerense Walter Lanaro, autoproclamado “vidalista”. Así, buscan avanzar en las conversaciones que se vieron apuradas por los rumores de supresión de PASO y que fundamentan en una eventual disputa entre intendentes y camporismo.
 

Si bien resta más de un año para la época de definiciones, la oposición sospecha que la supresión de las PASO, además de dividir la oferta electoral en muchos frentes, podría solucionar un problema de disputa del oficialismo. “El Gobierno necesita mantener el status quo y que no haya internas entre La Cámpora y los intendentes”, apunta. Ante dicho escenario, el peronismo apuesta a una reedición del cierre de 2019, donde manda capitán no manda marinero. Es decir, la lapicera quedará en el puño de los cargos ejecutivos.
 

No obstante, mientras el PRO piensa en ampliar la oferta electoral de Juntos por el Cambio de la mano del liberalismo, la idea no recae de la mejor manera en la Unión Cívica Radical. Es que, el partido centenario ya aceptó la inclusión de Miguel Pichetto en 2019 en representación del peronismo y vé que sumar un nuevo referente liberal podría diluir aún más su rol. La lógica radical es sencilla, nadie va a sumar un refuerzo para que sea furgón de cola.

 

Ante ese escenario, la eliminación de las PASO no recae del todo mal en los boina blanca. A pesar de ello, advierten que “no es momento de discutirlo” y que “si una vez que pase la pandemia quieren debatirlo hay que hacerlo de cara a la sociedad y con una mesa que contenga a todos los partidos”.
 

Así, en pleno aumento de contagios del virus de COVID-19 en la región metropolitana de Buenos Aires, el rumor sobre la posibilidad de suprimier los comicios internos de 2021, apuró los tiempos de la política para el reordenamiento de ofertas electorales. Un año parece mucho, pero las elecciones ya se posicionan en el horizonte de la dirigencia.