Mar del Plata, Bs As.
Viernes, 5 junio 2020
Revista Num. 884
El Gobierno busca, a través de diversos programas, generar mano de obra intensiva para paliar la crisis en el AMBA. Te presentamos los 224 proyectos que financiará la Nación en ...
Ver Revista
Revista ACTIVAR EL CONURBANO

Revista Num. 884
Ver Revista
INFORME
Apertura restringida: marcha atrás
Varios municipios avanzaron fases y flexibilizaron la cuarentena. Sin embargo, a días de la decisión volvieron sobre sus pasos. Pusieron punto final a actividades comerciales o paseos recreativos. En algunos distritos por la disparada en el número de casos de coronavirus, en otros por la inconducta de los vecinos.
Apertura restringida: marcha atrás

El presidente Alberto Fernández  lanzó la advertencia sin dubitaciones, en el marco de la pandemia declarada tiempo atrás. Los expertos lo apoyaron , mientras que gobernadores e intendentes tomaron nota de las reglas de juego: “Si flexibilizan la cuarentena y crecen los contagios, se vuelve para atrás”, les advirtió.
 

Así, desde los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires fueron elevando sus pedidos a la Provincia, instancia que levanta el pulgar o decide rechazar las iniciativas.
 

Según los casos, algunas de las solicitudes para flexibilizar el aislamiento social, preventivo y obligatorio fluctuaron entre la posibilidad de levantar las persianas de fábricas y comercios hasta dar vía libre a paseos recreativos.
 

Otra línea divisoria está trazada respecto de la extensión geográfica alcanzada por el retroceso. En algunos casos es en todo el distrito, en tanto que otros municipios decidieron restringir la actividad en determinados barrios o zonas de su distrito.
 

La condición se mantuvo inflexible: que no hubiese un ritmo de contagio importante y que se respeten severos protocolos sanitarios.  Con esos requisitos, todo era “charlable”.
 

Así, los jefes comunales fueron anunciando, poco a poco, la vuelta al trabajo de muchos trabajadores y trabajadoras, aumentando la circulación de gente y un mayor uso del transporte público.
 

Sin embargo, “uno propone y Dios dispone”, como dice un antiguo refrán. Y, más allá del deseo de amplios sectores productivos y el hartazgo que el encierro prolongado produce en buena parte de los ciudadanos, la realidad dio por tierra con la idea de liberalizar la cuarentena.
 

En algunos casos, la marcha atrás estuvo motivada por la aparición de nuevos casos de contagio, mientras que otros alcaldes decidieron volver a la fase anterior ante el poco cuidado de sus vecinos, quienes “salieron en masa a juntarse con las familias y a comer “, se quejó amargamente el mandamás de uno de los distritos que rectificaron sus decisiones.

 

El caso testigo

 

El “recule” comenzó en Baradero, municipio comandado por Esteban Sanzio,  quien con un lacónico “se vuelve atrás” anunciaba el fin de la licencia tras los dos primeros casos positivos de Covid-19 en la ciudad.
 

La situación fue más compleja porque los casos se registraron entre personal de salud, motivando que se vuelva a la situación anterior. “Por precaución limitamos todo lo que habíamos avanzado con las autorizaciones comerciales”, dijo el jefe comunal.
 

Siete días atrás, Baradero había avanzado a la denominada Fase 4, con la apertura por tramos de servicios y comercios no esenciales.


Por tratarse de ciudades pequeñas, la interacción entre profesionales es de uso corriente. “Pero no podemos cerrar la ciudad a los trabajadores esenciales, tampoco dejar de ingresar alimentos de lugares vecinos” relatan. Aún así, una parte de la población pide que se aísle
totalmente la ciudad, mientras otros vecinos piden que se vuelvan a abrir los comercios.
 

Sanzio sostiene que “los 50 días de cuarentena estricta nos permitieron afrontar esta situación, conteniendo los casos que pudieran aparecer”, y confió que cuando se anunció que se volvía a la fase inicial la población “entendió la emergencia”, demostrado en que se empezó a ver muy poca gente por las calles.
 

 

La apertura hizo agua

 

Pasear junto a los niños por la Costanera, tomando el aire refrescante junto a la laguna, fue un anhelo de los chascomusenses desde el comienzo mismo del encierro.
 

Cuando, por fin, el intendente Javier Gastón (Frente de Todos) accedió a habilitar las salidas recreativas, la aparición de algunos casos positivos lo hicieron repensar la decisión.
 

“Hasta el sábado teníamos dos casos y ese día se confirmaron otros tres. El problema fue que los casos fueron vinculados al hospital municipal, y los epidemiólogos detectaron que hay transmisión horizontal en conglomerado. Y entre estos cinco hay un adulto mayor de un hogar de ancianos. Estos contagiados hacen que tengamos a 13 personas en estudio, que son trabajadores de ambos centros, y mucha gente más que son contactos estrechos de ellos. Y se iba a desparramar más porque teníamos las actividades recreativas recién abiertas”, relató el alcalde de Chascomús a La Tecla.

 

La vuelta atrás significó terminar con las salidas y las aperturas de comercios que se habían aprobado, con el sistema de delivery aprobado.
 

En esta última etapa se habilitó la reapertura de kioscos, podólogos, manicuras o perfumerías, que se sumaron a sectores como las casas de materiales de construcción y  pinturerías, que siguen sin cambios.
 

“Habíamos decidido que salgan los días pares los que tenían el DNI terminado en número par y lo mismo con los impares, solo podían salir a caminar una hora, entre las 14 y las 16 horas. Y cuando decidimos retrotraer la gente no lo tomó mal, porque también se c...(asustó).
 

Gastón recordó que “esto se hizo durante 5 días y la evaluación fue buena, no volvimos para atrás porque la gente se haya portado mal. Al contrario, el comportamiento social fue óptimo, la gente salió a caminar con barbijos, manteniendo la distancia”.
 

El alcalde de origen massista añadió que “somos una ciudad intermedia, con muchas características del interior, pero con una fuerte vinculación con el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires). De hecho, el origen del contagio es una enfermera que vive en Chascomús pero trabaja en la Ciudad de Buenos Aires”.
 

 

Afluencia descontrolada

 

El municipio de Castelli, dominio del peronista Francisco Echarren, no registraba casos positivos de coronavirus. La pandemia no había llegado hasta ese lugar de la Quinta Sección electoral, por lo que el alcalde dispuso salidas recreativas y deportivas para todos y todas.
 

“El fin de semana, luego de autorizar las salidas recreativas, tuvimos una afluencia descontrolada en los espacios públicos, vecinos que fueron a ver a sus familias.
 

Echarren relató que inmediatamente “hicimos una reunión de emergencia y, en el medio, aparece un foco infeccioso importante en Chascomús. Y esos trabajadores de la salud infectados comparten directa o indirectamente guardias médicas o de enfermería con personal de Castelli. Concretamente, en centros hospitalarios de la localidad de Lezama”.
 

“Las salidas recreativas eran por franja etaria, dentro de los 500 metros de sus domicilios, y en cuanto a la actividad física dispusimos que sea en lugares y caminos aledaños a la ciudad”, detalló el intendente.
 

 

Aires de cambio

 

El contagio de cinco residentes en la localidad de Mayor Buratovich, vinculados al foco que se detectó en el Parque Eólico de ese distrito sureño, determinó al intendente vecinalista Carlos Bevilacqua a tomar medidas drásticas para controlar el brote.
 

En primer término decidió  volver a cerrar hoteles y alojamientos en dicha localidad, que habían sido reabiertos días antes.
 

En tal sentido, el decreto N°527/2020 estableció que los titulares de hospedajes y hoteles deberán "extremar las medidas higiénico-sanitarias respecto de las personas que se encuentren hospedadas (en la actualidad), bajo apercibimiento de la ley".


Un decreto posterior estrechó el cerco, y suspendió se estableció la suspensión todas las actividades comerciales, excepto farmacias, venta de comida elaborado mediante sistema de reparto a domicilio, supermercados mayoristas y minoristas y comercios minoristas de proximidad, ferreterías, veterinarias, provisión de garrafas y leña, reparto a domicilio de alimentos, medicamentos, productos de higiene, de limpieza y otros insumos de necesidad.
 

"Es momento de ser solidarios con toda la comunidad y cuidarnos cada uno para cuidar a los demás. Tenemos que estar unidos y mantener las recomendaciones de distanciamiento e higiene, para que juntos logremos ganarle a este virus", aseguró el alcalde.

 

Cerrojo parcial

 

El barrio Lambertuchi, en Escobar, fue uno de los primeros puntos del Conurbano favorecido con la apertura de actividades.
 

Sin embargo, el intendente Ariel Sujarchuk, ordenó cerrar preventivamente, y por un semana (el plazo se cumple el lunes 24 de este mes) los mercados concentradores de frutas y verduras de la Colectividad Boliviana y de Pancochi, tras detectarse nuevos casos.
 

La medida implicó, en los hechos, retrotraer la situación y extremar los controles sanitarios en todo el barrio.


Allí, el municipio decidió el cierre de todos los comercios, con la excepción de farmacias y locales de provisión de alimentos.
 

Además de los casos de coronavirus, desde el Ejecutivo señalaron que  en la zona, en la que proliferan las ferias, se registró una enorme falta de cumplimiento de las medidas de aislamiento.
 

“Notamos un exceso de gente circulando por las calles, sin motivo ni autorización para hacerlo, y eso nos obligó a tomar la drástica medida”, explicaron a este medio.
 

 

Lo está meditando

 

Varios intendentes de la provincia de Buenos Aires tuvieron la espada de Damocles sobre su cabeza, aunque el resultado de los testeos les permitiese conservar la integridad física.
 

Ante la posibilidad de ser uno de los miles de contagiados por coronavirus, se sometieron a hisopado (en todos los casos negativo) Julio Garro (La Plata); Lucas Ghi (Morón); Pablo Petrecca (Junín); Mayra Mendoza (Quilmes); Mariano Barroso ( 9 de Julio) y Mariel Fernández, de Moreno.
 

En el caso de la alcaldesa morenense, que había estado reunida con dirigentes del sindicato de Camioneros con diagnóstico positivo, cumple cuarentena en su hogar, desde donde comanda las acciones del Ejecutivo.

 

Desde allí, la jefa comunal peronista se mostró preocupada por el avance de los contagios, asegurando que el crecimiento de casos en ese distrito del oeste del Conurbano está vinculado con la gran cantidad de vecinos que viajan a la Capital Federal en transporte público.
 

A raíz de esta palpable realidad, Fernández se mostró partidaria de “volver pasos para atrás, como hicieron muchos municipios”.
 

Además, sostuvo que también influye la cantidad de gente que se moviliza desde y hacia municipios vecinos, remarcando que Moreno cuenta con 500 camas para el momento en que se registre el pico de la pandemia.

 

Amagó, pero no retrocedió
 


Enojado, y a través de las redes sociales, el jefe comunal de Chivilcoy, Guillermo Britos, mostró su preocupación por una serie de accidentes que involucraron a motociclistas, y amenazó con retrotraer la apertura de la cuarentena en el distrito.
 

“Si esto sigue así, lamentablemente, tendremos que volver atrás con la flexibilización, porque cuatro de las cinco camas de Terapia Intensiva están ocupadas por personas que han sufrido accidentes de moto”,  escribió en su cuenta de Twitter.
 

El intendente relató a La Tecla que “nosotros habilitamos varias actividades, las que autorizó Provincia, entre ellas los deliverys”, añadiendo que “luego agregamos la construcción privada, peluquerías  y kinesiólogos. Y esta semana autorizamos  contadores, escribanos, abogados  martilleros. Y el comercio minorista no esencial, de 9 a 13”.
 

Britos señaló que “lamentablemente, después de la última apertura de los deliverys, que se lo permitimos a los gastronómicos de 19 a 23, hubo cuatro accidentes e motos, y los cuatro conductores terminaron en terapia intensiva.  Y eso nos saca camas para pacientes con posibles casos de coronavirus”.
 

Sin embargo, el mandamás chivilcoyano explicó que “por suerte, después de la advertencia y de hacer más de 30 infracciones y endurecimos los controles, no hubo ningún otro accidente”, por lo que la idea de dar marcha atrás quedó, por ahora, descartada.

COMENTARIOS
  • Genéricos