INFORME ESPECIAL
18/10
Argentinos for export
La crisis económica y social pega con fuerza. En el medio, la pandemia de coronavirus hizo lo suyo y cada vez son más los argentinos que proyectan su futuro en un nuevo horizonte. Los números y la postura oficial.

La pandemia de coronavirus profundizó la crisis en la que Argentina lleva inmersa varios años. La economía no logró mostrar signos de recuperación y, lejos de eso, las medidas de la administración de Alberto Fernández no sirven de paliativo para disminuir el impacto real. 

Por caso, el economista Iván Carrino, consideró ante LaTecla.info, que la serie de decisiones tomadas es verdaderamente insignificante". En esa misma línea, el especialista económico manifestó a este medio que "el gobierno debería moverse exactamente en la dirección que lo hizo, pero a un ritmo sideralmente mayor".

La crisis económica, sumada a factores como inseguridad y falta de empleo, forman parte de un combo que se completa con la pandemia de coronavirus. Los factores unificados aparecen como el principal motor de un importante grupo de argentinos y argentinas que miran su futuro fuera de la frontera del país. 

Así como ocurrió hace unas décadas, el deseo de emigrar va de la mano con los indicadores sociales de descontento con la dirigencia política, ya sea oficialista u opositora. Por caso, el último informe realizado por Zubán Córdoba & Asociacios, dio cuenta del descontento producto del binomio crisis y anticuarentena.

En definitiva, los desencantados con la clase dirigente alcanzan un 26,7 por ciento, mientras que el peronismo recién asoma con un 22 por ciento, seguido del kirchnerismo con un 12,6 por ciento, Juntos por el Cambio con un 12,4 por ciento, y el radicalismo con 9,2 por ciento. Es decir, el rechazo prácticamente roza a un tercio de la sociedad. 

Vale destacar que, tal como informó La Tecla en su edición impresa del pasado 15 de septiembre, la crisis llegó a revivir en una parte de la sociedad el “que se vayan todos”. En ese marco, Julio Burdman remarcó: “están todas las condiciones para que haya malestar y tensión. Hay un caldo de cultivo para todo tipo de fenómenos anormales”.

En ese marco, el último mes subió la temperatura para que cada vez sea mayor el descontento y el núcleo de argentinos for export ganen terreno en una situación silenciada durante varios meses. Uruguay, por la cercanía y las costumbres similares, aparece como la principal opción en quienes miran tras la frontera propia. Claro está, España, destino históricamente escogido, también vive una fuerte crisis económica y de empleo.

En definitiva, conforme datos oficiales hasta el último mes, la República Oriental recibió cerca de mil trámites de radicaciones (809), de los cuales se desprende más de un tercio (362) de forma permanente y el restante de manera transitoria. Lejos de ser un número menor, en total, Uruguay recibió 1.893 trámites de residencia entre vecinos de varios países.

Además, se estima que se recibieron 100 pedidos de residencia de parte de argentinos por semana, aunque las autoridades uruguayas lo dividieron entre quienes buscaron pasar la pandemia en una región que no tuvo un aislamiento severo como el argentino y quienes buscan instalarse oficialmente. 

En tanto, en materia de desembarco fiscal, según la AFIP, 299 contribuyentes se dieron de baja en el país para dar el alta en Uruguay. “Lo importante no es la cantidad, es el patrimonio de los que migran”, sostienen los especialistas y ponen como ejemplo la residencia en Uruguay de parte del CEO de MercadoLibre, Marcos Galperín.

Con dicho escenario, desde el gobierno de la Nación, adjudicaron que no existe un éxodo masivo y que se debe a campañas “anti Argentina”. Así lo lanzó el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. "A pesar de las campañas del desánimo, promocionando éxodos que no existen, nos vamos a levantar otra vez y superar esta difícil situación en la que nos dejaron", sostuvo el funcionario nacional.

El dirigente de La Cámpora apuntaló sus dichos con datos de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), que reportó 25.765 salidas de pasajeros nacionales argentinos con destino a Uruguay, en contraposición con los 29.193 ingresos de argentinos provenientes del país vecino. Cabe destacar que el número no discrimina individuos, sino que traspasos.

El tablero, bien lo resumió el consultor político Carlos Fara: “empezó a crecer la cantidad de gente que espontáneamente dice ´por primera vez estoy pensando en irme´. ¿Es una encuesta? No! ¿Es la mayoría? En absoluto. Es solamente un indicador de un clima”.


Oceanía también llama

Durante las próximas dos semanas, Nueva Zelanda estará en proceso electoral. Además de la votación por los representantes locales, las islas definirán la legalización de la marihuana y la eutanasia. 

La situación con los migrantes es uno de los ejes que mueven a la discusión local. Parte del tradicionalismo neozelandés busca mayores controles para la llegada de inmigrantes, mientras que el actual Gobierno pone reparos y, pandemia de por medio, extendió visas de turismo y trabajo.

En ese sentido, mucha de la juventud argentina mira al destino de Oceanía como una salida posible. La mano de obra de las actividades que mueven la economía es justamente migrante. Por ello, el freno a las restricciones para instalarse en el país donde prevalece la migración hindú. Por caso, en la cuarentena por coronavirus, el Kiwi fue la principal actividad declarada como esencial hasta el regreso a la nueva normalidad.

El trabajo en campos neozelandeses en búsqueda de dólares frescos es una de las variables ante la inminencia de la reapertura de las fronteras de las islas.