ESCENARIOS
26/10
El balance de CFK a un año de la victoria electoral: dólar, internas y el títere Alberto
La vicepresidenta publicó un extenso escrito en su página personal en donde realizó un análisis de la situación político-económica al cumplirse este 27 de octubre el primer aniversario de las elecciones en las que resultó ganador el Frente de Todos y, casualmente, los diez años del fallecimiento de Néstor.
La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner rompió el silencio. No para dar una entrevista en algún medio de comunicación, sino a través de su página personal, donde publicó un extenso escrito en el que analizó la situación político-económica al cumplirse este 27 de octubre el primer aniversario de las elecciones en las que resultó ganador el Frente de Todos y, casualmente, los diez años del fallecimiento de Néstor.

En el artículo, la ex presidenta reveló lo que para ella son tres certezas que atraviesan este crítico presente argentino. La primera: “Castigan al Presidente como si tuviera las mismas formas que tanto me criticaron durante años. A esta altura ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas. En realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó”, señaló Cristina. 

“Es notable, sobre todo en el empresariado argentino, el prejuicio antiperonista. Notable y además inentendible si uno mira los resultados de los balances de esas empresas durante la gestión de los gobiernos peronistas o kirchneristas -como más les guste-. Este prejuicio no encuentra explicación ni desde la política, ni desde la economía, y a esta altura me permito decir que ni siquiera desde la psicología… aunque ya les advertí que de eso no sé. Pero no quedan dudas que esta actitud incomprensible ha sido y es una de las dificultades más grandes para encauzar definitivamente a la Argentina”.

En este marco, Cristina aseguró que quienes idearon, impulsaron y apoyaron las políticas del gobierno de Mauricio Macri, “hoy maltratan a un Presidente que, más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los 'defectos' que me atribuían y que según no pocos, eran los problemas centrales de mi gestión. El punto cúlmine de ese maltrato permanente y sistemático, se produjo hace pocos días en un famoso encuentro empresario autodenominado como lugar de ideas, en el que mientras el Presidente de la Nación hacía uso de la palabra, los empresarios concurrentes lo agredían en simultáneo y le reprochaban, entre otras cosas, lo mucho que hablaba”.
 


Por ello, Cristina señaló que la segunda certeza es que “en la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale que intereses lo o la mueven”.

En este punto, la ex jefa de Estado hizo referencia a las versiones que aseguran que es ella quien en realidad gobierna el país, y Alberto Fernández es sólo un títere. 

Por último, aseguró que la tercera certeza es que “Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías. Por eso, el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina. Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla”.