MARIANO "TURCO" MOHADEB
04/05
“La política hoy está lejos de la gente”
El director de la Casa de Mar del Plata y extitular de Medios de Vidal vuelve al ruedo. En diálogo con La Tecla analiza la experiencia en la gestión bonaerense, la política comunicacional y los desafíos en pandemia.

Desde la Secretaría de Medios, Mariano el “Turco” Mohadeb fue durante cuatro años uno de los funcionarios más cercanos a María Eugenia Vidal. Tras la experiencia, en junio de 2020 se sumó al gabinete de Guillermo Montenegro, a cargo de la Casa de Mar del Plata en Buenos Aires, y con el relanzamiento del espacio en las últimas semanas volvió al ruedo político.

En esta entrevista con La Tecla Mar del Plata desarrolla sus impresiones sobre el momento político desde su óptica de especialista en medios y comunicación; realiza un balance positivo del gobierno de Vidal, sin ocultar las autocríticas, y plantea los desafíos en su nuevo cargo.

-¿Qué cuestiones en lo comunicacional debería tener en cuenta un político en una campaña particular como la de este año, en pandemia?

-Siempre hay que ir con la verdad; que al momento de comunicar no se ponga otro traje, porque la gente se da cuenta de que ese traje que se pone no le queda bien. Lo mejor que puede hacer es sentirse cómodo y ser quien es, no estar impostando y diciendo cosas que no piensa pero que le dicen que tiene que decir para quedar bien. Siempre, los procesos políticos son muy divertidos, porque te permiten ver distintos personajes que no están siempre y que aparecen en las elecciones. Lo que diferencia a unos y a otros es, justamente, el poder sostener después de la elección lo que dijeron, porque eso sí tiene un efecto sobre el electorado. Cuando al electorado lo defraudás, ya está, se acabó. Que cada uno sea quien es, esa es la clave. No se puede vivir en un mundo de ficción.

-¿Le preocupa que en este proceso electoral, la política se divorcie aún más de un sector de la sociedad que la mira con desconfianza y que su preocupación está puesta en lo sanitario y económico?

-No lo sé. Hay un sector de la política que está totalmente disociado de la gente, y otro sector de la política al que la gente le preocupa realmente más. No lo circunscribo al momento actual. Hay políticos para los cuales la gente está presente todos los días, salen a laburar por ello, y esa no es una constante en la política argentina. La política, hoy está lejos de la gente; la gente lo siente, y me parece terrible. Poder interpretar cuáles son las preocupaciones, ponerse al lado de la gente es clave en cualquier proceso eleccionario. La gente vota por cercanía y no evalúa los últimos quince días, evalúa con el paso del tiempo.

-¿Qué balance le queda de la experiencia de gobernar la Provincia?

-Los cuatro años en la Provincia fueron muy duros, fue un trabajo increíble. Muchas veces, uno ha escuchado que la Provincia es muy grande, que no se puede; pero el equipo se puso el trabajo al  hombro y dejó todo para poder cambiar las cosas. Seguramente, en algo fallamos, si no, el resultado de las elecciones no hubiera sido el que fue. Y también influyeron un montón de cuestiones que no tienen que ver con lo personal ni con las personas que estábamos ahí en ese momento, pero siento que hicimos un trabajo importante y que dejamos un legado en la Provincia. Dejamos una manera de hacer las cosas diferentes,  que es superador con respecto a cómo se venían haciendo. En ese sentido, el balance es positivo.

-¿Cuáles son los principales errores que se cometieron?

-No sé si soy quien debe decirlo, pero está en el libro de Vidal todo lo que ocurrió con la relación con el sindicato docente y con un sector importante de los docentes en 2016, con el endurecimiento de parte del Gobierno respecto a algunas determinaciones que tomaban los maestros. Ese fue un endurecimiento innecesario, mirado desde hoy. Y después, esta es una apreciación personal, hubo un involucramiento en algún sentido innecesario con algunas determinaciones macro a nivel nacional que tuvieron efecto negativo sobre el electorado de la Provincia. No digo que son cuestiones que por política no hubiera que acompañar, pero esas determinaciones tuvieron un efecto negativo sobre la gente.

Desde la Secretaría de Medios, Mohadeb fue uno de los funcionarios más cercanos a Vidal. “Cuando me fui de Provincia, no tenía ni un gramo de energía. Todo lo que tenía lo di en esos cuatro años”, aseguró.


-¿Qué piensa cuando escucha a referentes de Juntos por el Cambio decir que uno de los motivos por los cuales se perdió fue por errores en la comunicación?

-Es muy fácil hablar de comunicación, como es muy fácil hablar de fútbol. Es algo en donde todo el mundo opina, pero no es como opinar de fútbol. No es una tarea sencilla comunicar, no es fácil establecer cuáles son los proyectos prioritarios de un gobierno y no es sencillo comunicarlos. Hay que dedicarle mucho tiempo a la comunicación y hay que encontrar gente dentro de los gobiernos que realmente quiera ser vocera en las buenas y en las malas, y no siempre es fácil. La comunicación no va adelante, va atrás. No podés poner nunca la comunicación por delante de las decisiones políticas.

-En el último tiempo, la política parece más concentrada en la construcción de relatos que en la transformación de realidades. ¿Comparte ese pensamiento?

-Esas cuestiones no son sostenibles en el tiempo; la política, siempre, debe ir adelante. La comunicación debe poder explicar, transmitir y llegar a la gente con un mensaje claro.

 

¿Vidal candidata?

“Lo hablé con ella y me dijo que no sabía qué iba a hacer”

Mohadeb dejó la puerta abierta a una candidatura de la exgobernadora en 2021, e incluso no descartó que pueda ir por CABA. “Con 20 María Eugenia, este país sería distinto”, la elogió.

-¿Mantiene vínculo con la exgobernadora María Eugenia Vidal?

-Sí. A María Eugenia la vi personalmente en febrero, y hace 15 días me mandó el libro con una linda dedicatoria. Siempre mantuvimos la relación. Hemos conversado, pero solo de la vida. La conocí antes de su gobierno, trabajé con ella en el 2011, cuando fue vicejefa de Gobierno. En 2015, me convocó para que colaborara con ella en la comunicación y para que armara un equipo de prensa para su campaña a la Gobernación. Al margen de mis consideraciones hacia ella, que son todas positivas, estoy seguro de que este país sería distinto si tuviera 20 María Eugenia Vidal en los cargos claves. Y si hubiera 20 Larreta, también.  Son dos personas con una capacidad enorme de trabajo, para formar equipos y liderarlos. Son honestos y dispuestos a dar lo mejor de sí.

-¿Va a ser candidata este año?

-No lo sé. Lo hablé con ella cuando la vi y me dijo que no sabía qué iba a hacer. Es una persona que, realmente, puede ser un aporte importante para el país.

-El interrogante parece ser no solo si será candidata, sino también por qué distrito en caso de serlo. Hay señales que parecen conducir a CABA.

-Está bien que los dirigentes políticos que sientan que pueden hacer un aporte no se pongan un techo. Es absolutamente razonable y genuino, y está bien que lo puedan expresar, para que la gente sepa cómo piensan.


En las instalaciones de la Casa de Mar del Plata en Buenos Aires, Mohadeb recibió al coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich


“Jerarquizar el trabajo de la Casa”

Tras meses de preparativos, el lunes 26 de abril reabrió la Casa de Mar del Plata, en oficinas propias en San Juan y Paseo Colón, cedidas gratuitamente por el Gobierno porteño. Las perspectivas para un espacio estratégico.

Con 125.000 boletas de tasas y servicios de propietarios no residentes, Mar del Plata tiene una ciudad fuera de la ciudad. La gran mayoría, con domicilio en el Conurbano y CABA, donde la Casa facilita la gestión de trámites. “La idea del intendente es jerarquizar el trabajo de la Casa y ponerla en otro lugar”, aseguró Mohadeb.

-¿Cuál será el rol en lo económico y productivo?

-El intendente nos pidió que trabajemos en planes y proyectos para generar empleo, y ese va a ser el otro gran objetivo de la Casa. El empleo está asociado fuertemente a la inversión, tiene que ver con la llegada de capital de fuera de Mar del Plata. No podemos esperar a que pase la pandemia, tenemos que trabajar ahora para que a la ciudad ingrese más turismo, para que haya más  inversión, industrias, comercios, etcétera. El potencial productivo de esta ciudad es enorme. Las condiciones hoy, no son las mejores, las inversiones son bajas. Mar del Plata no es ajena a la realidad del país, pero debe mostrar su potencial productivo para que las empresas se radiquen acá.

-El financiamiento de obras es clave para la ciudad. ¿La Casa tendrá un rol en gestiones ante Nación?

-La Casa va a cumplir con el rol que el intendente pidió, y nos vamos a vincular con todo el mundo. Lo único que estamos mirando es que a Mar del Plata le vaya mejor, y vamos a hablar con quién tengamos que hablar. Todo lo que pueda significar llegada de capital para generar trabajo, nosotros lo vamos a hacer.


Mohadeb acompañó a Montenegro durante la campaña en 2019.


Elecciones: “El intendente puede contar conmigo”

Con una experiencia de 25 años en procesos electorales, la posibilidad de que Mohadeb tenga un rol en la campaña de las próximas elecciones marplatenses asoma como lógica. “Mi trabajo es el de dirigir la Casa”, aclaró, estableciendo su rol como funcionario. Sin embargo, respecto de lo político partidario sostuvo: “Voy a contribuir con lo mejor que tengo para poder contarles a los marplatenses de la mejor manera lo que estamos haciendo para que la ciudad esté mejor. Por supuesto, voy a ayudar en lo que me pidan, pero eso es aparte. El intendente sabe que puede contar conmigo”.

 

“Guillermo Montenegro le hace bien a la política”

“Es una persona que se compromete muchísimo con lo que hace y lo veo trabajar. Se mueve y está permanentemente en contacto con la gente”, expresó el director de la Casa Mar del Plata sobre el intendente. “No pierde la relación con la gente desde el lugar que ocupa, y eso es muy valioso en la política. Muchas veces, la gente se olvida, se enfrasca en el trabajo y pierde el vínculo. Guillermo camina; y no son muchos los políticos que pueden saludar y mirar a la gente a los ojos y conversar. Es algo muy valioso. Él le hace bien a la política”, agregó Mohadeb.

 

“Mar del Plata es una ciudad que quiero y conozco mucho”

-En lo personal, ¿cómo ha sido su vinculación con la ciudad?

-Maravillosa. Toda mi vida vine a Mar del Plata, porque mis padres tienen un departamento en Bolívar y Mendoza, que es donde estoy cuando vengo. Tengo recuerdo de ir a pescar. Era muy chiquito y me iba caminando desde el departamento hasta el Muelle de los Pescadores. Recuerdo los balnearios del ACA en Punta Mogotes y, también, Plus Ultra, donde los balnearios eran de madera, pegado a Waikiki. El Club Los Troncos o ir a comer a Los Camioneros. Muchos lugares que solo pensar en ellos me trae recuerdos muy lindos. Mar del Plata es una ciudad que quiero mucho y que conozco mucho, en algunos casos, mejor que Buenos Aires. Estuve mucho tiempo acá, y cada vez que vengo disfruto. Es una ciudad increíble, me gusta todo.

-¿Y a nivel político?

-A Mar del Plata vine mucho a trabajar durante el gobierno de Vidal, ahí me vinculé con mucha más gente y desde otro lugar. Para mí, no cambió mucho. Nunca sentí que la función pública me cambie o me modifique algo, yo traté de ser siempre el mismo, y mis preocupaciones, también. Cuando estás en una responsabilidad grande, muchas veces comenzás a pensar en otras cosas. Yo me vinculé políticamente con Mar del Plata por María Eugenia. A Montenegro, lo conozco, tuve siempre una vinculación cercana cuando fue ministro, cuando fue embajador fui a visitarlo a la embajada (en Montevideo). Tuve muy buena vinculación cuando fue candidato a diputado nacional, tratando de ver cómo podía colaborar con él para apuntalarlo. Que me haya dado esta responsabilidad es muy importante para mí.


El Turco Mohadeb fue designado en junio de 2020, y en los últimos días volvió a escena con el relanzamiento de la Casa de Mar del Plata.


La pandemia y su experiencia personal

“Fue duro, como para todos los argentinos, con el laburante que se vio afectado por las restricciones. Aproveché a pasar más tiempo en casa, para darme cuenta de que se puede relacionar de otra forma con la gente. Tuve 4 años duros en Provincia, y al principio de la  pandemia fue rarísimo, de golpe estuve encerrado con mi familia, pero pude pasar tiempo con ellos y recuperar el tiempo perdido; la función pública te aparta de los afectos”.

 

“El periodismo es fundamental para la democracia”

Los debates sobre el rol del periodismo en tiempo de lawfare están a la orden del día. Al respecto, el Turco Mohadeb destacó: “Soy periodista, me considero una persona de los medios y  sumamente respetuoso de las leyes”.

Agregó: “Si bien en algún sentido, el periodismo no está atravesando su mejor momento, es una herramienta fundamental en la construcción de cualquier democracia. Y cualquier iniciativa, cualquier proyecto, cualquier cuestión que tienda a minimizar, a alterar ese valor que tiene el periodismo, está mal, y es antidemocrático”.