PROYECTO
04/05
Proponen institucionalizar la Mesa Social de General Pueyrredon
El espacio funciona desde 2020 como una instancia de diálogo para brindar respuestas desde el Ejecutivo a los barrios más afectados desde el inicio de la pandemia. La intención es darle continuidad a las reuniones.

La oposición presentó un proyecto de ordenanza para institucionalizar la Mesa Social, un espacio de articulación y diálogo entre el Estado y las necesidades que se viven en los barrios más periféricos ante la irrupción de la pandemia del coronavirus.

 La iniciativa apunta a la planificación y abordaje de problemáticas sociales vinculadas a la emergencia alimentaria y sanitaria, la desigualdad económica, la violencia institucional y a la situación habitacional.

Entre sus funciones, sobresale la discusión de políticas públicas que mejoren las condiciones de vida en los barrios populares y/o perfiéricos del Municipio; consensuar mecanismos para la creación de programas y financiamiento concreto de acciones que promuevan el bienestar de estos sectores; monitrear las acciones puestas en práctica desde la Mesa; y promover la coordinación y el desarrollo de estrategias en los Comités Barriales de Emergencia (CBE) para combatir la pandemia.

 Como es sabido la Mesa Social funciona desde 2020 a partir de la irrupción del coronavirus, y se trata de un espacio que aglutina a los CBE, ediles, funcionarios del Ejecutivo Municipal, Provincial y Nacional, organizaciones sociales, la Iglesia y entidades vecinales, entre otros. La intención de institucionalizarla, promovida por el Frente de Todos, apunta a garantizar una continuidad en su funcionamiento, teniendo reuniones periódicas pautadas.

 En caso de transformarse en ordenanza la iniciativa, la Mesa Social  será coordinada por la presidencia del HCD y contará con los mismos representantes referidos; aunque tendrá la potestad de incorporar a nuevos actores a futuro, en interrelación con otras mesas de trabajo ligadas a la materia. 

 Asimismo, el proyecto de ordenanza sugiere que este espacio de trabajo tendrá su propio reglamento interno y deberá ser convocado, al menos, una vez por mes, con posibilidad de autoconvocarse si sus integrantes lo acordaran.