Argentina
Lunes, 26 septiembre 2022
POLITICA UNIVERSITARIA
24 de agosto de 2021

UNMdP: Filosofía denunció que la Facultad de Humanidades montó un “sistema clientelar” para designar docentes

Señalaron que se nombrarán docentes a dedo mientras se niega el llamado a concursos. También acusaron a las autoridades de llevar adelante una campaña de “persecución política” contra opositores.

UNMdP: Filosofía denunció que la Facultad de Humanidades montó un “sistema clientelar” para designar docentes - La Tecla Mar del Plata

Una fuerte denuncia pública de autoridades y docentes de la carrera de Filosofía contra los responsables de la Facultad de Humanidades sacude a la Universidad Nacional de Mar del Plata y pone sobre el tapete los mecanismos de acceso al plantel docente. En concreto, en el extenso escrito detallaron la existencia de un “sistema clientelar” montado por las autoridades de la Unidad Académica para designar docentes, a la par que señalaron una sistemática “persecución política” contra opositores.

El episodio se suma a una serie de tensiones registradas desde que en 2017 el Departamento de Filosofía es conducido por un sector independiente y opositor a la conducción de la facultad  -de la cual depende-, gobernada por un acuerdo entre sectores del radicalismo y el kirchnerismo, y que tiene como actual decana a Silvia Sleimen, mientras que el dirigente K Enrique Romanín suena como su sucesor.

En el texto firmado, funcionarios, docentes, graduados y estudiantes de Filosofía exponen una serie de irregularidades que se vendrían cometiendo tanto desde el Decanato como del Consejo Académico que concluye en “la pérdida de calidad institucional”. Uno de los puntos medulares apunta a la designación de docentes de parte de la Facultad “sin tener en cuenta en absoluto las deliberaciones realizadas en el Consejo Asesor Departamental (CAD) de Filosofía y de las que participan los y las representantes electos/as de los diferentes cuerpos. Lejos de ello, estas decisiones parecen responder exclusivamente a un sistema clientelar que nada tiene de académico”, remarcaron.

En particular, se apunta a una quince designaciones interinas –“a dedo”, en la jerga universitaria- que mañana se tratarán en el Consejo Académico, las cuales Filosofía “no ha aprobado ni solicitado” y que “sin embargo comprometen tanto los escasos recursos docentes radicados como la planificación de la oferta académica y el desarrollo de los equipos docentes de las asignaturas”.

Además, los nombramientos se darían luego que la Facultad no hubiera dado curso a los pedidos de llamado a concurso docentes, el mecanismo más legitimado para la designación de profesores en el ámbito universitario. “En su lugar, se ha normalizado un procedimiento de designación directa de docentes que no responde en ningún sentido a las elevaciones que realiza el CAD ni a sus fundamentos, basados en los dictámenes de las comisiones asesoras actuantes en las evaluaciones”, señalaron desde la carrera.

Asimismo, remarcaron que el Consejo Académico tampoco ha dado curso a la aprobación de los registros de antecedentes, un mecanismo para la designación interina de docentes atado a un proceso de evaluación académico interclaustro.

Desde el colectivo indicaron motivaciones políticas en la “desconsideración sistemática de gran parte de las deliberaciones surgidas del Consejo Asesor Departamental de Filosofía, órgano de co-gobierno que debería ser escuchado y tenido en cuenta según el Estatuto de esta Universidad en lo atinente a todos los aspectos que refieren a la organización y desarrollo de la enseñanza, la investigación, la transferencia y la extensión de sus campos de conocimiento”, una situación, argumentan, por la que no atraviesan los departamentos alineados políticamente al oficialismo.

La denuncia incluso fue más allá y adujo que “una gran cantidad de integrantes institucionales de los diferentes espacios que cogobiernan desde 2017 el Departamento de Filosofía ha sido víctima de esta persecución política, y diferentes hechos de amedrentamiento en distintas instancias de las sesiones del Consejo Departamental, y en especial en el marco del Consejo Académico, espacio en el que se han utilizado frecuentemente estrategias de difamación y calumnias a los actores que conforman el espacio actual de la gestión del Departamento, y algunos/as de sus consejeros/as”.

En la visión de Filosofía, “se trata de un conjunto de prácticas de disciplinamiento hacia todos los espacios de gestión no alineados con la actual gestión de la Facultad de Humanidades; que reviste gravedad y lesiona las prácticas democráticas y abiertas que deberían caracterizar el debate público en una institución como la nuestra”.