UNMDP
25/11
La oposición denunció un “golpe institucional” en la Facultad de Humanidades
El Concejo Académico desconoció los resultados de las elecciones en Filosofía y Geografía y, con aval estatutario, designó a autoridades alineadas al Decanato. El debate por los “usos y costumbres”, con rebote en el Colegio Illia.

La polémica se instaló en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata, luego que el Concejo Académico eligiera ayer como directores en las carreras de Filosofía y Geografía a dos profesores que fueron derrotados en las recientes elecciones, desconociendo el triunfo que allí obtuvo un sector opositor, que denunció un “golpe institucional”.

Tras la reciente elección del kirchnerista Enrique Romanín como nuevo decano de esa unidad académica –quien asumirá el próximo 1 de diciembre-, el Concejo Académico (CA) avanzó ayer con la elección de los directores de las diez carreras. Los usos y costumbres indica que el CA revalida a los directores propuestos por los Consejos Departamentales (CAD), integrados por los consejeros elegidos por cada claustro en cada carrera. Sin embargo, en esta oportunidad se rechazó a los profesores apoyados por la mayoría en Filosofía y Geografía, que responde a un sector político opositor a la conducción de la Facultad, compuesta por una alianza entre radicales y kirchneristas.

Hace dos semanas, las comunidades de Filosofía y Geografía habían elegido los proyectos de Diego Parente y José María Mantobani para que presidan los Departamentos de las respectivas carreras, pero ayer el CA -controlado por el oficialismo- lo desconoció y optó por las propuestas minoritarias de Omar Murad y Claudia Lombardi. A diferencia de este caso, en las restantes ocho carreras fueron electos los postulantes propuestos por cada comunidades, todos ellos aliados al Decanato.

“En lugar de respetar lo decidido en las urnas y en los CAD’s, el CA dio vuelta la decisión y designó a lxs perdedorxs. Así, lo que no lograron democráticamente, Murad, Lombardi, y a través suyo (la decana saliente) Sleimen y Romanín, toman el control de los únicos Departamentos con dirección opositora”, apuntaron desde el Colectivo Mundo x Ganar, que conduce los claustros de graduados y estudiantil en Filosofía.


Las comunidades de Filosofía y Geografía de manifestaron durante la sesión del Consejo Académico que se pudo seguir por Youtube


Las carreras de Filosofía y Geografía son conducidas desde 2017 por un sector de profesores, graduados y estudiantes no alineados a los dos grupos mayoritarios: al oficialismo que congrega una curiosa alianza entre kirchneristas y radicales, y a la principal oposición representada por el socialismo. Pese a ser un sector minoritario en el marco de la Facultad, las direcciones opositoras fueron convalidadas en 2017 y 2019 por el CA, en respeto a los triunfos que sus espacios habían obtenido en las elecciones en Filosofía y Geografía.

Sin embargo, este año y tras la consagración de Romanín como nuevo decano, se dejó de lado dicha tradición. Al respecto, la decana saliente, Silvia Sleimen, remarcó la legalidad de lo actuado según el Artículo 107 del Estatuto de la UNMdP: “en el caso de los Consejos Departamentales, la norma prevé que se pueden postular hasta 3 personas y pone en el Consejo Académico el mecanismo de selección, por la lectura de C.V. y la propuesta. Este CA en el ejercicio de sus funciones está eligiendo las autoridades de los departamentos”.

En la misma sintonía se expresó el consejero docente Pablo Coronel, referente radical recientemente electo consejero escolar por Juntos: “No se ha cometido ninguna ilegalidad, queda en claro que estamos procediendo de manera estatutaria. Si quieren cambiar el Estatuto, ganen elecciones”, chicaneó a los espacios que, precisamente, ganaron las elecciones de las carreras en debate.

Frente a la postura, desde Mundo X Ganar aseguraron que “en la sesión no se esgrimieron argumentos, apenas algunas notas con mentiras y tergiversaciones. Esa situación consumó la encarnación en un gesto de la continuidad autoritaria entre la saliente gestión Sleimen y la entrante gestión Romanín”.

La situación de Humanidades genera eco en la decisión que debe tomar el rector Alfredo Lazzeretti respecto a las elecciones en el Colegio Illia, donde, por un solo voto de ventaja, se impuso la candidatura de la kirchnerista Analía Laxalde ante la lista impulsada por el socialismo.

Sin embargo, la elección no es vinculante y su ratificación depende exclusivamente de una resolución del Rector. Los usos y costumbres nuevamente indican que en la máxima instancia universitaria se convalidaría lo resuelto por la comunidad del Illia. Sin embargo, muchos ya empiezan a aventurar que la puerta que el kirchnerismo y el radicalismo abrieron en Humanidades pueda cambiar el escenario en el respetado colegio preuniversitario.