Argentina
Sábado, 28 enero 2023
ESCENARIO
7 de abril de 2022

Ante la fractura expuesta del FdT, Montenegro “peroniza” la gestión

La alianza de gobierno va más allá de las patas clásicas del Pro, la UCR y la Coalición Cívica, a partir de la incorporación de sectores desencantados con el kirchnerismo. El acuerdo con Acción Marplatense, clave para bajar a los barrios.

Ante la fractura expuesta del FdT, Montenegro “peroniza” la gestión - La Tecla Mar del Plata

La fractura expuesta del Frente de Todos en el plano nacional, provincial y también local-tal como se evidenció en las elecciones internas del 27 de marzo-comienza a delinear un modelo de gestión más peronizado en el Ejecutivo municipal.

Desde su asunción en diciembre de 2019, la alianza de gobierno, conformada inicialmente por el Pro y la UCR como principales accionistas y la Coalición Cívica, comenzó a robustecerse con otros sectores. La heterogeneidad fue en aumento a lo largo de estos dos años a partir de la incorporación de espacios del peronismo desencantados con el kirchnerismo y la conducción de Fernanda Raverta.

Así avanzó el ingreso a las huestes oficialistas de, entre otros, la concejal gastronómica Mercedes Morro o la designación del pichettista Marcelo Cardoso en Inspección General. A ellos se pueden sumar varios más, como el basquetbolista Nicolás Lauría y su séquito de ex militantes del Partido Fe que, tras romper con Montenegro el año pasado, coquetean con un regreso ya pensando en 2023.

La interna justicialista abre otra puerta. El buen vínculo de Montenegro con Rodolfo Manino Iriart alimenta las sospechas de un nuevo realineamiento. No son pocos los que recalcan que Iriart tuvo a disposición el Complejo de Punta Mogotes durante la gestión de María Eugenia Vidal, colocando a “Charly” Amud como administrador general. Un peronista que ya no mira con recelo a Cambiemos.

Más allá de la conformación del oficialismo, un eje clave para el intendente-y cualquier gestión-es mostrarse en el territorio. Lo que se dice en la jerga política “bajar a los barrios”. Y parte de ello se lo ha otorgado el acuerdo con Acción Marplatense, no sólo para ganar gobernabilidad y poder sacar ordenanzas claves como el Presupuesto en el Concejo, sino también con la intención de romper con el mote de “gobierno porteño” que no conoce la ciudad.

La implementación del Presupuesto Participativo-que no tuvo ejecución de partidas el año pasado-emerge como un eje clave para Montenegro este año para conquistar a los votantes más reticentes de la periferia, territorio históricamente hostil en términos electorales, donde el kirchnerismo se hace fuerte. En las entrañas del Palacio Municipal apuntan a realzar un "perfil vecinalista del siglo XXI" de la mano del pultismo, luego del alejamiento de Lucas Fiorini el año pasado, quien le garantizó votos en los barrios y estructura en el triunfo de 2019.

Pero la lista de incorporaciones no quedaría ahí. El enojo interno en sectores del radicalismo podría “montenegrizar” a algunos correligionarios. Si bien no habría un escenario de internas en las próximas elecciones, las cartas están sobre la mesa.