Argentina
Miércoles, 25 mayo 2022
DOBLE JORNADA
12 de mayo de 2022

Halcones, “porteñismo” y desplantes: la interna PRO condiciona la agenda legislativa

El portazo del intendente Grindetti, tras acordar la reforma del sistema jubilatorio de los trabajadores del Bapro, agravó la relación entre oficialismo y oposición. En principio, hoy sesionarían ambas cámaras, aunque con agenda limitada. Diputados con Consenso Fiscal y el Senado con proyectos de comisiones.

Halcones, “porteñismo” y desplantes: la interna PRO condiciona la agenda legislativa - La Tecla Mar del Plata

Lo que ayer era blanco, hoy puede ser negro en la agitada agenda de la Legislatura bonaerense, que se prepara para una doble sesión, convocada para este jueves por ambas cámaras.

Sin embargo, a estas horas es difícil saber si habrá debate, habida cuenta de que el orden del día se negociará en el curso de la mañana, con varios de los temas centrales puestos en la picota por la oposición.

Uno de ellos es la modificación al régimen de jubilaciones de los trabajadores del Bapro, una ley que había sido impulsada por la gestión de María Eugenia Vidal y sancionada durante su periodo de gobierno.

El Frente de Todos había consensuado su tratamiento con algunas modificaciones opositoras al proyecto original del Ejecutivo. “Si arreglamos un par de artículos, podría salir sin problemas”, había señalado a este medio uno de los negociadores del PRO. 

En el trabajo fino de acercamiento estuvieron tres patas: el propio Grindetti, el presidente de la bancada de Juntos, el radical Maximiliano Abad, y el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, con quien el alcalde lanusense tejió una vieja relación.

La avanzada contaba con el OK del radicalismo, aunque en las últimas horas los halcones amarillos metieron sus garras y el acuerdo voló por los aires. Según se supo, Mauricio Macri y sus más cercanos quisieron imponer en la Mesa Nacional del espacio un endurecimiento de las posturas contra el oficialismo. 

La idea es que la fulgurante aparición de Javier Milei preocupa, por lo que la idea de los halcones es forzar posturas hacia derecha, para que los libertarios no les coman votos. Pero la jugada, que habría contado con el visto bueno de la propia exgobernadora bonaerense, tuvo sus coletazos en la Provincia.

Como informó La Tecla.info, uno de las principales consecuencias fue el portazo dado por el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, como representante de los alcaldes a la Mesa Provincial amarilla. ““Néstor avisó que no va a ser más el interlocutor con el Gobierno. Se cansó de ser el que se sienta, acuerda una cosa y después lo cagan los propios”, aseguraron desde su entorno, y añadieron que “cada cosa que se define no se cumple, entonces para qué va a seguir gastando tiempo y desgastando una relación”.

En el fondo subyace el enojo por las intentonas de la Mesa Nacional partidaria de condicionar la estrategia bonaerense. Tanto que un encumbrado dirigente bonaerense apuntó: “No puede ser que desde CABA quieran marcarnos la agenda, menos tirar por la borda los acuerdos a los que podemos arribar con nuestros socios (la UCR y la Coalición Cívica) y con el oficialismo. Y el expresidente es el blanco de todas las críticas.

Sin el tema Bapro en carpeta -al menos hasta el momento- la sesión en Diputados se reduciría a la adhesión al Consenso Fiscal, iniciativa reclamada por el gobernador Axel Kicillof y en la que la oposición podría abstenerse para facilitar su aprobación.

Desde el FdT aseguran que la demora perjudica económicamente a la Provincia, por lo que es menester que salga rápidamente. "La Provincia necesita esos fondos ahora, no podemos esperar a que lo apruebe el Congreso. Además, ya tiene el visto bueno en muchas provincias", reclamó un encumbrado legislador de la bancada peronista.

En este punto también hay discrepancias, tanto de parte de Juntos como de sectores internos del Frente de Todos. Además, la oposición asegura que no puede votarse sin que tenga aprobación del Congreso, un argumento que queda en pie luego de que ayer se oficializasen las comisiones, otro “pero” que ponía Juntos.

Así, los referentes del oficialismo aseguraron en la tarde-noche del miércoles que el orden del día incluiría “Consenso y un par de temas más, no tan importantes como el primero”.

En el Senado las cosas también son complejas, más aún si se tiene en cuenta que Juntos reclama que se completen los sillones vacantes para la oposición en el Banco Provincia y las empresas y organismos públicos.

Además, sin el proyecto sobre jubilaciones de la entidad financiera estatal, todo se reduciría a proyectos que vienen de comisión. Aunque esta mañana desde el oficialismo en la Cámara Alta abrigaban esperanzas de que puede entrar el Consenso Fiscal.