RESUMEN
12/09
Lo que la semana nos dejó
Provincia rechazó flexibilizaciones en fase 3 y el Frente de Todos se bajó de la Comisión de Reactivación Económica. En medio del conflicto con la Policía Bonaerense, se reflotó el debate por la coparticipación. La UCR definió los nombres para la interna. Todo esto y mucho más pasó en los últimos 7 días.

Provincia le bajó el pulgar a los pedidos de excepción realizados por la Municipalidad

El gobierno de General Pueyrredon confirmó el martes que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires rechazó el pedido realizado ayer para avanzar en flexibilizaciones a la Fase 3 para que se habilite el funcionamiento de los locales gastronómicos, la realización de obras de construcción privadas y que los clientes puedan ingresar a los comercios textiles..

“Esta mañana el gobierno provincial envió formalmente la notificación de rechazo hacia los pedidos”, se indicó en un comunicado de prensa acompañado de una captura de pantalla del mail oficial remitido por la Jefatura de Gabinete de Ministros, a cargo de Carlos Bianco.

Según lo detallado por la administración bonaerense, la petición de excepción fue rechazada debido a que “las actividades solicitadas no se encuentran habilitadas para la Fase 3, fase en que se encuentra el Municipio de General Pueyrredon”. El justificativo asomó como una redundancia, debido a que precisamente lo que se buscaba desde la ciudad era la contemplación de habilitar una excepción a dicha fase.


El Frente de Todos se aleja de la Comisión de Reactivación Económica

El Frente de Todos tomó una decisión que era esperable tras los cruces en el encuentro del lunes con el oficialismo: el bloque no seguirá en la Comisión de Reactivación Económica, el área que ideó Alejandro Carrancio (Vamos Juntos), en línea directa con el Ejecutivo, para otorgar permisos precarios a aquellas actividades cuyo protocolo aún no había recibido el visto bueno de Provincia

“#FueraDeContexto” fue el hashtag con el que los 9 concejales del bloque salieron a explotar las redes sociales con mensajes en contra del funcionamiento de esa instancia ante la situación sanitaria de la ciudad.

Una postura que terminó concretándose el martes con la confirmación del alejamiento del espacio. “La mal llamada Comisión de Reactivación ,en realidad, ‘comisión de reapertura’, en el contexto actual, donde lo más importante es la salud de acuerdo a lo que expresan los distintos efectores salud tanto públicos como privados, no tiene ningún sentido. Si se quiere abrir cualquier actividad, que lo haga Montenegro”, deslizó un concejal de la bancada opositora a este medio.
 

Protocolos: el impacto de la decisión de Provincia en el Ejecutivo

El rechazo del Gobierno Provincial a los protocolos para flexibilizar la gastronomía, la obra privada y los comercios minoristas en General Pueyrredon cayó como un balde agua fría en el Ejecutivo, a pesar de ser una situación que podía preverse.

La resolución que llegó desde La Plata trae consecuencias en tres rubros con gran impacto en la economía local. Por caso, la gastronomía, quizás el sector más contestatario frente a las restricciones por la pandemia, da trabajo a unas 15.000 personas en la ciudad. Por su parte, la obra privada representa el 10% del Producto Bruto Geográfico en Mar del Plata. Antes de la fase 3, había más de 700 obras activas, que empleaban a unos 7.000 obreros.

Según supo La Tecla Mar del Plata, en el Ejecutivo entienden que la negativa de Provincia ata de pies y manos a la comuna en el corto plazo, con miras a nuevas flexibilizaciones. La permanencia en fase 3 no da lugar a más permisos. “Hoy hace 11 días que pasamos a fase 3 y los números no están bajando. Con lo cual habrá que seguir esperando”, reflejaron desde el gabinete municipal a este medio el martes pasado.

Con la expectativa de una mejora epidemiológica a partir de los próximos días, el gobierno apunta a rescatar la funcionalidad de la Comisión de Reactivación Económica, hoy amenazada por el portazo que pegó el Frente de Todos. 

A pesar de ello, Montenegro pretende que se mantenga operativa, con la presencia de la oposición. “Venía funcionando bien la comisión, aportaba una mirada local a determinadas situaciones. El hecho de que ahora no exista esa mesa genera un problema. Lo mejor que puede pasar es volver a juntarnos, porque la ordenanza sigue vigente de todos modos”, planteó un funcionario de primera línea. 


El impacto de la protesta de la Bonaerense en la ciudad

En un conflicto que se extendió desde el comienzo de la semana hasta el jueves, la Policía en Mar del Plata también se manifestó en reclamo de un aumento salarial.

En diálogo con La Tecla Mar del Plata, el martes, Viriginia Sosa, ex sargento y vocera de las fuerzas de seguridad, planteó: “La situación sigue igual, porque hablábamos con todos los compañeros de que el 30% de aumento no existe. Serían $10.000 al sueldo, y el resto se lo come la inflación. Es siempre la misma, no llegamos a cumplimentar la canasta familiar. Queremos que sean $60.000 al bolsillo”, aseguró.

El otro eje de los reclamos, en tanto, apunta a una mejora del equipamiento policial. “No podemos hablar de seguridad cuando tenemos al policía desprotegido; cuando el móvil policial cuenta con 7 litros de nafta para más de 12 horas de servicio; cuando tenemos chalecos antibalas con vencimientos de hace más de 5 años. ¿Qué seguridad le podemos dar al ciudadano si el mismo policía está desprotegido?”, profundizó Sosa.

Tras la intervención del presidente, hubo arreglo y la protesta se levantó. A partir de ahora, el sueldo inicial de un agente pasará a 44 mil pesos, y el incremento se aplicará en la misma proporción a toda la jerarquía. También, dispondrán de 5 mil pesos para uniforme. Las horas extra irán de 40 a 120 pesos. Además, anunció dos hospitales exclusivos y un Instituto Universitario.
 

Los entretelones de la “huelga a la japonesa”

Desde ayer, un sector del Foro de la Construcción comenzó una “huelga a la japonesa” para mostrar su oposición a la negativa del Gobierno Provincial a habilitar la obra privada en fase 3.

Tal como adelantó este medio, la medida no fue avalada por la totalidad del foro. Tanto el Colegio de Arquitectos como el de Ingenieros se opusieron a la iniciativa, que lisa y llanamente es una vuelta al trabajo desconociendo las restricciones vigentes.

Si bien estos profesionales apoyan los argumentos en torno al sinsentido de que se permita la obra pública, pero no la privada en este tramo del aislamiento social, preventivo y obligatorio, se oponen a reanudar la actividad en estos términos.

Desde el jueves, cuando se anunció la iniciativa, hay cierta alarma entre los profesionales, porque la protesta desobedeciendo las medidas gubernamentales tampoco deja en claro el grado de cobertura de las ART ante accidentes laborales. Según precisaron fuentes del sector a este medio, esta posibilidad podría exponer a arquitectos e ingenieros que sean responsables de las obras, incluso con sanciones administrativas por parte del Municipio, como la quita de la matrícula para ejercer. Toda una situación que incluso podría empeorar si se empiezan a desatar focos de contagio en los lugares de trabajo. 

Por su parte, ya con más de 24 horas de vigencia de la medida de fuerza, no deja de ser llamativo el silencio del Gobierno Municipal. Ni siquiera el secretario de Obras, Jorge Luis “Guasa” González, se expidió al respecto, lo que podría leerse entre líneas como un aval tácito para la vuelta forzada al trabajo.

Los antecedentes del funcionario abonan esta posible lectura. El 30 de agosto pasado, cuando ya en la ciudad regía la fase 3, la cartera de Obras le otorgó un polémico permiso a Imasa para que realice tareas de “submuración” y “llenado de losa” en el edificio “Maral Explanada”-una de las “Torres Pelli”-, ubicado en Aristóbulo del Valle N°2750.
 

Montenegro se metió de lleno en el debate por la coparticipación

En declaraciones a Radio Latina (FM 101.1), el intendente Guillermo Montenegro se metió de lleno en el debate por la coparticipación que recibe el Municipio al plantear que la ciudad se ubica en uno de los últimos puestos respecto a los fondos distribuidos por Provincia.

"En la provincia de Buenos Aires hay 135 municipios y General Pueyrredon ocupa el lugar 132 en concepto de coparticipación provincial. De acuerdo al último censo, tenemos de 620.000 habitantes. Por cada uno, recibimos $3.437. Por ejemplo, General Madariaga recibe  $90.000 por persona. Estamos últimos en la tabla: aportamos el 5% y nos toca el 2,5%. Esto merece una discusión real", esgrimió el jefe comunal.

Y remarcó: “No puede ser que los marplatenses estemos en el puesto 132, este es el disparate que estamos viendo en estos momentos. Nos preguntamos cómo se distribuye la coparticipación porque a nosotros nos deja muy mal parados".

Por otro lado, a pesar de la intención de algunos jefes comunales bonaerenses, el Ejecutivo local se correrá de la discusión por el “derrame” de los $35.000 millones que pasarán de CABA a Provincia tras la decisión del presidente Alberto Fernández de quitarle al gobierno de Rodríguez Larreta el 1% de la coparticipación nacional.

“No vamos a tener ninguna discusión sin previsibilidad. El problema de la coparticipación en Mar del Plata es estructural. Aparte no confiamos en que esos fondos se repartan entre los municipios, y la decisión no está firme porque se recurrió a la Suprema Corte”, planteó un funcionario de primera línea del gabinete municipal.

Asimismo, por más que las arcas locales necesiten auxilio, si dichos fondos se repartieran, tampoco cambiarían la ecuación económica del Municipio. "No vamos a discutir por menos de $100 millones", esgrimió la fuente cercana a Montenegro. Es que si se aplicara el  Código Único de Distribución (CUD)-que determina las transferencias de la administración bonaerense a los 135 municipios-a la ciudad llegarían poco menos de $80 millones del dinero que se le quitó CABA.

Por otro lado, se lee entre líneas que esta postura también tiene que ver con la estrecha cercanía de Montenegro con el sector del Pro que responde a Larreta y a la ex gobernadora María Eugenia Vidal. El intendente no quiere entrar en un terreno que pueda ocasionar rispideces con sus principales aliados políticos fuera de Mar del Plata.


La UCR local definió las tres listas que competirán en la interna

 Finalmente, quedaron definidas las listas que competirán por la conducción del Comité de la UCR Mar del Plata de cara a las elecciones del próximo 11 de octubre.

Tal como adelantó este medio, por el oficialismo encabezará el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco, que irá por su reelección. La candidata a vicepresidente será la edil Vilma Baragiola. El espacio que apoya la candidatura del marplatense Maximiliano Abad para la presidencia del Comité bonaerense tendrá al ex intendente Daniel Katz como la cara visible de la nómina de convencionales provinciales.

Como principal fuerza opositora se erige el armado del ex concejal Nicolás Maiorano, que tendrá como vice a María Pía Dimarco. En tanto, la lista de convencionales será encabezada por  Jesús Porrúa, ex concejal y senador provincial, que desplazó en el cierre a la edil Cristina Coria al segundo lugar.

Por último, el tercero que competirá por la presidencia es el abogado Fernando Herrera por la lista “Tribuna Radical”, y será secundado por Pablo Vázquez. En tanto, la lista de convencionales será encabezada por Eduardo Abud, otro ex concejal y con pasado en el Ejecutivo Municipal.