INFORME ESPECIAL
27/09
Diego Santilli: "La unidad es necesaria, pero no es suficiente"
El vicejefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Diego Santilli, conversó con LaTecla.info mientras pasa el aislamiento a la espera de su hisopado. La necesidad de expandir el sector opositor, una conducción horizontal, y críticas al aporte extraordinario.

Por ser contacto estrecho con un caso positivo de coronavirus, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, debió aislarse hasta realizarse su hisopado este mismo domingo. Desde la reclusión en su hogar, conversó con LaTecla.info y sentó posición en el trabajo del Area Metropolitana Buenos Aires no solo en la pandemia, sino a futuro.

Además, lecturas políticas en el marco de la convivencia con el oficialismo y la interna de Juntos por el Cambio. Al mismo tiempo, despejó las dudas sobre una candidatura bonaerense 2021: “es ciencia ficción”.

-¿Cómo está hoy la situación epidemiológica con la pandemia?
Lo que siento es que más allá de estar atravesando un momento muy duro, difícil y complicado, en la Ciudad de Buenos Aires, en la región metropolitana, la pandemia empieza a estabilizarse. Tuvimos un promedio de 1.100, 1.300 casos diarios, hoy estamos por debajo. Hace dos semanas que tenemos una tendencia a la baja, que hay que esperar que no sea una baja y una nueva suba. Hay que seguir cuidándose, manteniéndose con precaución, cumplir con los protocolos, empiezan a mostrar síntomas de que va a mermar sustancialmente la pandemia.

-¿En los vecinos cómo lo estás viendo?
Hay que destacar el altísimo cumplimiento de la sociedad para el aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia. Me parece que la gente ha cumplido muy bien, por supuesto que ya llevados más de 180 días, más de seis meses, la gente está cansada, está angustiada, está harta, y también hay que empezar además de evitar contagios y salvar vidas, empezar a pensar en el cuidado del trabajo de cada persona, cuidar las Pymes, y poner todo en una balanza. Siento que todo este tiempo la gente ha cumplido muy bien.

-¿Cómo encontraron la relación con el gobierno nacional y provincial para trabajar en la crisis?
En términos de pandemia hemos hecho un trabajo en conjunto y muy positivo. Más allá de las diferentes posiciones hemos tenido una estrategia común, hemos tenido tácticas diferencias, no es lo mismo un vecino de Lugano a uno de Florencio Varela o un vecino de Almagro a uno de San Isidro. Hay diferencias dentro de una estrategia en común así que eso lo valoro dentro de todo lo negativo de la pandemia, valoro todo el trabajo en conjunto que hemos hecho.

-¿Se puede trabajar a pesar de las diferencias? 
Está claro que más allá de las diferencias, más allá que uno es oficialista y otro es opositor, la pandemia nos ha enseñado a trabajar en conjunto. Ojalá podamos llevar esto mismo al resto de las actividades o de los problemas estructurales que tenemos como país.

-En estas conversaciones diarias, ¿cómo quedó la relación después del punto de la coparticipación?
Yo siento que el diálogo se lesionó. Cuando hay lesión siempre hay una oportunidad de recuperarse de seguir trabajando en conjunto. Nosotros lo hemos demostrado la semana pasada con Horacio (Rodríguez Larreta) cuando fuimos a Olivos a trabajar en términos de la pandemia. Nos reunimos con el Presidente y con el Gobernador, marca que para nosotros el diálogo es el único mecanismo que tenemos para llegar a consensos que nos permita salir adelante como país. Pero también mantener la firmeza de al otro día presentarnos en la Corte Suprema a defender los derechos de los vecinos que viven en la Ciudad y de los que vienen a la Ciudad a trabajar, los argentinos que vienen a desarrollar sus actividades en la Ciudad.

-Decís que siempre que hay una lesión se puede recuperar, ¿de qué manera se recupera?
Siempre que hay una lesión puede haber una recuperación, hay que trabajarlo. Una manera de recuperarlo es seguir intentando dialogar, seguir intentando buscar acuerdos, resolver problemas. La pandemia está lejos de haber terminado y los problemas estructurales del país también están lejos de haber terminado, todo lo contrario, requieren de más trabajo, más consenso y más diálogo. Nosotros vamos a seguir sosteniéndolo en términos de pandemia y de los problemas estructurales del país.

-¿Esto se lo plantearon a Provincia y Nación?
Sí, de hecho lo hablamos cuando estuvimos en Olivos, hablamos con el Gobernador, hablamos con Carli (Bianco, jefe de Gabinete bonaerense), tenemos un diálogo de tratar de seguir trabajando en conjunto porque hay muchos problemas que no están resueltos más allá de que cada uno tiene que defender sus derechos.

-La pandemia generó un nuevo paradigma, el AMBA...  
Está claro que el Riachuelo y la General Paz no separan lo que la gente une. Nosotros tenemos que trabajar en entender esa problemática y esos temas. Antes de la pandemia, el 50 por ciento de las atenciones ambulatorias en la Ciudad son de vecinos de la Provincia, y la internación el 30 por ciento. En la pandemia, el 30 por ciento de las camas de terapia intensiva son de vecinos de la Provincia. Tenemos que entender que hay una región que es la Ciudad y el primer cordón de la Provincia que tienen un trabajo mancomunado, por lo cual nadie puede separar lo que la gente une.

-¿En esto se han encontrado con una postura favorable desde Kicillof?
Nosotros somos oposición, pero hay un montón de puntos que nos ponemos de acuerdo. Nosotros tenemos que fortalecer aquellos puntos donde nosotros estamos de acuerdo y tratar de dilucidar, resolver donde no estamos de acuerdo, y lo estamos haciendo.

-¿Hay una discusión entre Macri, Vidal y Larreta para ver quién lidera la oposición?
Todas son figuras muy importantes, todas han ocupado un espacio importante en la política argentina. Uno es un ex Presidente, otra es un ex Gobernadora. Yo creo que hoy hay un espacio de liderazgos compartidos. Tenés en el PRO a María Eugenia (Vidal), a Horacio (Rodríguez Larreta), a Mauricio (Macri); en el radicalismo a los gobernadores Morales, Suárez y Valdés, a Cornejo; en la Coalición Cívica tenés a Lilita (Carrió) y todos sus discípulos; en Confianza Pública a Ocaña. Hay un liderazgo más horizontal.

-¿Internamente cómo está la convivencia?
La convivencia está muy bien, trabajamos en conjunto, nosotros tenemos que intercambiar propuestas entre los intendentes de nuestro partido, a los cuales tenemos que contener, fortalecer y acompañar en su trabajo. Hacemos un trabajo conjunto con Néstor (Grindetti), con Garro, con Montenegro, con Jorge Macri, con Valenzuela. Con todos trabajamos en conjunto y lo seguiremos haciendo. Todo lo que podamos ayudar vamos a estar tratando de acompañarlos.

-Se especula que las conversaciones con intendentes del Conurbano forman parte del inicio de la disputa 2021, incluso de una candidatura tuya por la Provincia.
Me parece muy apresurado hablar de tablero electoral, lo que sí creo y estoy convencido que tenemos que trabajar en conjunto. Yo tengo muchas reuniones con Jorge Macri, quincenales, lo hago también con Grindetti, con los intendentes. Nosotros tenemos que fortalecer ese lazo y el trabajo conjunto. La General Paz y el Riachuelo separan lo que la gente une, y es obligación para nosotros mantener ese diálogo. También, en términos políticos, es una obligación que tenemos de mantener unida a la oposición, mantener unido a Cambiemos, es una necesidad pero no es suficiente. Tenemos que seguir tratando de ensancharla, ese es el trabajo que tenemos que llevar adelante. Lo que nos mueve constantemente es el trabajo en conjunto, en términos de trabajo, en términos de desarrollo económico, de productividad.

-¿Y una candidatura tuya por la Provincia?
Es ciencia ficción. Estamos atravesando una pandemia donde tenemos una caída del Producto Bruto Interno, más desocupación, más gente en situación de pobreza. Tenemos que trabajar para resolver los problemas estructurales de la Argentina y no pensar en candidaturas. A mi me quedan tres años de vicejefe de Gobierno, sigamos trabajando donde estamos. Sería una falta de respeto que la gente nos vea en una actividad electoral más que en un trabajo para solucionar los problemas, que son muchos.

-¿Es necesario ampliar la base de Juntos por el Cambio?
Yo creo que sí, hay que cambiar la base de sustentación. Es muy importante ampliar la base. La unidad es necesaria, pero no es suficiente. Llevado ocho meses, nueve meses de gestión del gobierno nacional, que nosotros nos mantengamos unidos y trabajemos en conjunto, es un síntoma muy positivo de la oposición. Es condición insuficiente para volver, es condición necesaria pero no es suficiente porque vos tenés que cambiar la base de sustentación si queres pensar en un proyecto alternativo 2023. Eso es lo que tenés que construir en los próximos años. Obviamente en la cabeza de los que estamos al frente de la gestión es ver como resolvemos un montón de situaciones, pero también tenés que pensar más cerca del 23 en cómo va a ser tu base de sustentación y sumas a personas extrapartidarias de los partidos que están con nosotros y los sumas.


La crisis y el aporte extraordinario

-¿Hay salida de la crisis?
El país depende de nosotros, depende de los argentinos, estamos acostumbrados a buscar soluciones mágicas y no hay soluciones mágicas. El país depende de los argentinos, depende de nosotros generar reglas que nos permitan crecer, que nos permitan invertir, que nos permitan tener posicionamiento y rentabilidad para las Pymes que son las que más están sufriendo esta pandemia. Depende de los argentinos la salida.

-¿Qué pensas del impuesto a las grandes fortunas?
No lo estoy viendo bien, porque siento que en el momento que vivimos requerimos de más ayuda, de más trabajo en conjunto, y de más inversión, que de mayor presión tributaria. Nosotros lo hemos hecho, hemos exceptuado a los comercios que no podían abrir, exceptuados de ingresos brutos a los gastronómicos, exceptuados los tributos que tienen que ver con la construcción, con los áridos, y con la plusvalía, para que haya inversión y esa inversión genere puestos de trabajo directo e indirectos. Tenemos que hacer eso en este momento de la Argentina.


La disputa educativa

-Hay un debate importante entre Nación y Ciudad por la Educación. ¿Cómo está la situación hoy?
Nosotros consideramos estructural y fundamental no perder un solo alumno de la escuela. La escolaridad es lo más importante. Hemos detectado 6.500 chicos que han perdido vinculación con la escuela y nosotros tenemos que volver a vincularlos. Ese es el trabajo que tenemos que llevar adelante. También agregamos en esta discusión los chicos de primer grado, que tienen que aprender a leer y escribir, y no es lo mismo hacerlo por zoom que hacerlo presencialmente. Y le agregamos los chicos de Quinto y Sexto año de la CABA, depende de sí es Industrial o Bachiller, para que no se alejen del colegio apagando el botón de una computadora sino que lo puedan hacer de una manera, dos veces por semana, presencial o de a grupos por diez chicos. Y también segmentos de los adultos, donde le permitimos que estudien una carrera, por ejemplo mecánica, gastronomía, que necesitan un laburo y queremos que lo puedan hacer. Estoy convencido que nos vamos a poder poner de acuerdo. Por ahí empezar e ir viendo. Esto no se trata de que 500 mil alumnos vuelvan ya, se trata de encontrar un camino que nos permita empezar a encontrar soluciones.

-En las redes sociales se ha generado críticas…
En vez de buscar los peros, buscaría cómo hacemos para que suceda. Si entendemos que el problema estructural que tenemos como país es el de la educación, si entendemos que la única manera de igualar es educando e integrar oportunidades es con la educación. Lo que yo quiero trabajar es como lo hacemos, no las críticas que dicen que no hay que hacerlo. Tenemos que hacerlo, empezar por etapas. Eso no significa que sean los 500 mil alumnos desde el 1 de octubre. Empezamos con los 6.500, vamos viendo con sectores, y armando una agenda que nos permita retomar paulatina y gradualmente, cuidandonos, retomar la educación. Eso es lo que tenemos que generar.


“Cuando tenés responsabilidades sacás fuerzas de donde no las hay”

-¿Cómo llevas el día a día de pandemia con la familia?
Tengo tres varones, y dos chicas. Es difícil, porque le meto muchas horas, la pandemia no te da descanso, no te da tregua. Encima ahora estoy aislado, me recluyeron a aislamiento. Lo llevo con ganas de poder abrazar a mi familia, darle un beso, poder ir a comer con mi papá, con mi mamá. Poder compartir una mesa familiar, que es lo que nos gusta a nosotros y en este momento no lo podemos hacer.
Cuando tenés responsabilidades sacás fuerzas de donde no las hay. Lo que pasa es que se extraña, y se extraña mucho. Los chicos crecen y lo ves crecer, tengo uno de diez años, los tres chicos tuvieron covid, también te asusta, te da miedo, te angustia. A todos nos angustia, lo vivimos con mucha angustia, con ganas de recuperar la normalidad. Lo que nos pasa a todos los que tenemos familia, estamos en un momento dificilísimo, pero vamos a salir adelante.