SESIÓN
27/05
El Concejo declaró la emergencia en transporte y facultó al intendente a fijar el aumento del boleto
Montenegro tiene como plazo hasta el 31 de diciembre para determinar el nuevo valor. Asimismo, el HCD le dio el aval para que extienda el vínculo con los actuales concesionarios, los cuales vencen el próximo 19 de junio. El Frente de Todos y el Frente Renovador se pronunciaron en contra.

En una maratónica sesión, el Concejo Deliberante declaró por el término de un año-prorrogable por otro más-la declaración de emergencia en el transporte urbano de pasajeros y facultó a Montenegro a fijar la nueva tarifa del servicio, con plazo hasta el 31 de diciembre.

 La votación se dio por mayoría, con el voto negativo del Frente de Todos y el Frente Renovador, mientras que el interbloque de Juntos por el Cambio, Agrupación Atlántica y Acción Marplatense se pronunciaron a favor. 

 Por su parte, Alejandro Carrancio votó a favor en general, pero en contra de los artículos 1 y 2. El concejal, ex presidente del bloque de Vamos Juntos, se opuso a la posibilidad de que el Ejecutivo pueda prorrogar automáticamente por otro año más la emergencia en el servicio y quiso poner un tope al precio de la próxima tarifa del transporte, establecido en base a los aumentos que hubo en el salario mínimo, vital y móvil desde el último incremento en el boleto. Sin embargo, las mociones no contaron con el acompañamiento del cuerpo.

 De acuerdo a lo expuesto en el proyecto de ordenanza, el artículo tercero también encomienda al Ejecutivo a gestionar “ante las autoridades del Gobierno Nacional la equiparación de subsidios” para el servicio con los que se otorgan en el AMBA. El objetivo es amortizar el impacto del boleto en el bolsillo de los vecinos. Asimismo, el gobierno deberá informar cada 90 días al HCD las gestiones realizadas ante las autoridades y sus resultados.

 Por otro lado, el artículo cuarto convoca a funcionarios y legisladores marplatenses “que ocupan lugares de gestión” en Provincia y Nación “con el fin de asegurar un frente único de trabajo para la equidad tarifaria”.

 En tanto, en el artículo quinto se encomienda a Montenegro a “garantizar la prestación del servicio”, cuya actual concesión expira el próximo 19 de junio. En principio, la intención del Ejecutivo es extender los contratos por un máximo de dos años, o hasta que se pueda llevar a cabo el nuevo proceso de licitación y adjudicación. 

 “Hace un año venimos advirtiendo respecto al impacto directo que la pandemia ha generado sobre el sistema de transporte de pasajeros. Hay un pliego actual rígido, que hoy no brinda las respuestas integrales que debe tener el sistema”, planteó inicialmente Agustín Neme (Vamos Juntos). 

 Y profundizó: “El transporte tiene una situación crítica e inédita, con una inflación en alza y aumento permanente en los combustibles permanente. Consideramos que nuestra ciudad es discriminada en cuanto a los subsidios que se le brindan si lo comparamos con el AMBA. En el periodo marzo 2020-febrero 2021, la demanda efectiva ha caído hasta el 5-7%, más de un 90%. Recién en febrero de este año el volumen máximo de viajes ha llegado al 50% de lo habitual. La demanda diaria habitual oscila entre 320.000 y 340.0000 pasajeros, pero descendió hasta 160.000 recién a finales de febrero”.

 En esa línea, el edil del Pro esgrimió que, del 100% de la tarifa, solo el 30% es absorbido por los subsidios, mientras que el 70% recae directamente en el boleto que pagan los usuarios. En contrapartida, en el AMBA la situación se da al revés.

 Por su parte, Vito Amalfitano (Frente de Todos), planteó: “Quieren aumentar el boleto bajo los términos de los empresarios, se le va a dar continuidad al servicio con el mismo artículo al que apeló el intendente Arroyo. Montenegro no le encontró la vuelta al transporte, y vaya que tuvo oportunidades. El oficialismo tiene mayoría para llevar adelante un mejor servicio, pero todas las oportunidades fueron desestimadas”.

 En tanto, Vilma Baragiola (UCR) remarcó la necesidad de actualizar los subsidios: “Los gobiernos nacional, provincial y municipal deben ver cómo solucionar el tema de las tarifas en un contexto de crisis. Le tenemos que garantizar al vecino que haya sistema de transporte luego del 19 de junio”.

 Y agregó: “Equiparar los subsidios generaría la posibilidad de poder tener un aumento que no sea un golpe severo al bolsillo. La crisis del transporte es nacional, provincial y en todos los distritos”.

 Quien recogió el guante fue Ariel Ciano (Frente Renovador), que aseguró que “los problemas del transporte no son responsabilidad de las oposiciones” y que los subsidios no son un inconveniente, sino que falta “decisión política”.  Por fuera de la grieta intentó ubicarse Horacio Taccone (Acción Marplatense), que cuestionó al Frente de Todos y a Juntos por el Cambio por las culpas cruzadas: “No han hecho las cosas y estamos en el estado actual. Nos gustaría que se puedan cumplir los plazos, que pueda haber de una buena vez por todas un pliego que responda a las necesidades de los vecinos. Hace un año le pedimos al intendente que haga las gestiones necesarias junto con (Fernanda) Raverta para conseguir los subsidios, algo que sería justo para Mar del Plata”.

 

Otros expedientes

 En la misma línea, el Legislativo finalmente aprobó-con la abstención del Frente de Todos y el Frente Renovador-la convalidación del decreto mediante el cual el Ejecutivo solicitó retirar del HCD el pliego del SITU (Servicio Integrado de Transporte Urbano), el cual fracasó a comienzos de este año y desencadenó la ruptura de Montenegro con el senador Lucas Fiorini.

  Con esta iniciativa, el objetivo del gobierno es realizar una “revisión integral y la eventual realización de modificaciones por parte de la Subsecretaría de Movilidad Urbana”, según lo expuesto en la nota anexada al proyecto original. En el horizonte, asoma la posibilidad de volver a presentar la propuesta en los próximos meses.

 Asimismo, en el orden del día se aprobó el convenio suscripto con Provincia para el financiamiento de obras de demarcación horizontal en avenidas y calles.  Con un financiamiento de $41.118.400, la Municipalidad firmó el acuerdo con el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos.

 Por último, el Legislativo avaló el proyecto del Ejecutivo que propone facilidades de pago a los concesionarios de balnearios. El plan contempla diferir la obligación en 5 cuotas a raíz de las dificultades para el desarrollo de la actividad económica en el marco de la pandemia del coronavirus.