Argentina
Lunes, 27 junio 2022
20 de junio de 2022

El gran bonete de la educación

La falta de gas en muchos colegios bonaerenses abrió un debate sobre la infraestructura de los edificios escolares. Una cadena de responsabilidades y el eterno deporte del “yo no fui”.

Es del Gobierno provincial o, acaso, la culpa es de los consejos escolares? ¿Quién es responsable de que los alumnos de cientos de colegios bonaerenses pasen frío por la desidia oficial en solucionar la infraestructura de sus escuelas? Desde el Gobierno provincial apuntaron a la situación heredada de la gestión Vidal, que -aseguran-, dejó una auténtica hecatombe en cuanto al mantenimiento de colegios.

Y admiten que aún quedan unos edificios con problemas (la mayoría pertenecientes al Conurbano), cuando -afirmanal comenzar la gestión había 1.967 colegios de los niveles obligatorios con inconvenientes serios en las instalaciones de gas. Hoy, aseguran, aún quedan unas 350 escuelas con falta de gas o problemas estructurales referidos a la calefacción en la Provincia.

La oposición aprovecha y busca sacar tajada, apuntando a la falta de gestión cuando -indican- “tuvieron más de dos años las escuelas cerradas por la eterna cuarentena”. En medio de este escenario de búsqueda de rédito aparecen los gremios de la educación, infinitamente menos combativos que durante los cuatro años de la gestión de Cambiemos.

Más contemplativos con las explicaciones oficiales deslizaron que muchos consejos escolares “durmieron” y no realizaron las obras en tiempo y forma. Además, y a modo de argumento respaldatorio de las explicaciones de la Dirección de Escuelas, responsabilizaron al calendario por la falta de gas en los establecimientos. “El frío se adelantó un poquito”, señaló la adjunta de Roberto Baradel en SUTEBA, María Laura Torre.

Y mientras los alumnos y sus padres realizan “frazadazos” y protestas, los consejos escolares se defienden. “Nosotros no tenemos fondos si no son los que manda Provincia”, aseguran, recordando que, junto con el dinero del Fondo Compensador y el coparticipable, la Provincia puede disponer de montos de emergencia, para distribuir de manera discrecional, como los que suelen repartirse en el inicio del ciclo escolar o ante situaciones imprevistas.

Sergio Siciliano (Juntos)
“Lo que pasó era previsible, porque no se encaró ninguna obra”

El diputado provincial de Juntos Sergio Siciliano aseguró que “hay un tema de fondo: si es eficiente o no que desde La Plata, desde el Ministerio de Educación, se puedan hacer las obras que se necesitan sin descentralizar y dar responsabilidad a los municipios”. En cuanto al tema de la falta de gas sostuvo que “lo que pasó en este invierno era algo totalmente previsible, porque no se encaró ninguna obra.

Tuvieron dos años las escuelas cerradas por la pandemia y no tuvieron mantenimiento los edificios ni se enviaron los fondos a los consejos escolares con el tiempo suficiente”. En cuanto a las responsabilidades por la situación, el viceministro de Educación de la gestión de María Eugenia Vidal dijo que “muchos de los consejos donde tenemos problemas los maneja el oficialismo, del mismo color político que el Gobierno de la Provincia.

Y si el Gobierno no les mandó la plata, ¿cómo van a hacer? En un montón de oportunidades mandan plata toda junta y tarde. Hubiese sido bueno hacer las obras cuando se suspendieron de manera presencial”.

María Reigada (FdT)
Trabas burocráticas, pero hay inversión

La senadora María Reigada (FdT) aseveró que “tenemos dificultades muy antiguas, desde el sector gremial venimos trabajando para tener intervención en infraestructura con la idea de que no solo es crear edificios sino mantenerlos”. La dirigente gremial de SUTEBA aseguró que “no hay falta de inversión por parte de la Provincia, hay un análisis exhaustivo de cuáles son las condiciones de infraestructura que hoy tenemos, que se trabajó durante el 2020”.

Y recordó que la radiografía “arrancó hace dos años, con Escuelas a la Obra, además de otro tipo de programas. Infraestructura pasó de dirección a subsecretaría, y todavía se trabaja en muchas cuestiones. Pero el proceso administrativo en la Provincia es muy burocrático y hace que se lentifique cómo se gasta el dinero en cada uno de los distritos”. Por último indicó que “no hay responsabilidad solo de los municipios o los consejos escolares, sino también de las empresas”.

Diego Brutti (Consejo Escolar La Plata
“Si el dinero hubiese llegado a tiempo, las obras estarían hechas"

El responsable de Infraestructura del Consejo Escolar de La Plata, Diego Brutti, detalló que el organismo tiene “un listado de contratistas del Estado y de ahí salen los responsables de las obras. Nos vamos basando en la plata que va depositando la Provincia, y ahora lo que pasó es que se superpusieron las obras con el frío”.

En tal sentido evaluó que “las obras debieron arrancar en septiembre u octubre, porque necesitan un tiempo de desarrollo. Y Camuzzi empezó a ver irregularidades, detectó cosas y cerró la llave hasta la certificación. El dinero no apareció por mucho tiempo y por eso se pospusieron las obras”. En cuanto al envío de fondos por parte de la Provincia, el representante de Juntos sostuvo: “Recibimos una cantidad importante, pero no ha llegado en tiempo y forma, llegó más tarde de lo que debía. Si el dinero hubiese llegado a tiempo, las obras estarían hechas; nosotros somos ejecutores de un dinero que manda la Provincia”.

Al respecto añadió que “a los contratistas, que son privados, no les puedo decir que hagan la
obra con la promesa de que va a llegar el dinero dentro de un tiempo equis, porque tienen que pagar a su gente, comprar materiales. Tenemos que tener la seguridad de que se va a depositar el dinero”.

El miembro del Consejo Escolar platense aseguró que “las partidas llegaron tarde a todos los municipios, sean del oficialismo o de la oposición”, y mencionó que “lo último que recibimos es una partida de 36 millones de pesos de un fondo especial para obras de gas”, y que aún resta otro monto menor. Llegaron hace unos 15 días y debieron haberse girado a finales del año pasado.